SUCESOS

Ochenta y ocho denuncias durante las fiestas por consumo de drogas y dos detenidos por traficar

Continúan bajo investigación de oficio los hechos de posibles delitos contra la libertad sexual aunque no se hayan interpuesto denuncias

Agentes de la Policía Nacional en las fiestas de San Lorenzo
Agentes de la Policía Nacional en las fiestas de San Lorenzo

Las fiestas patronales en la capital oscense se saldan con 88 denuncias por tenencia y consumo de droga, dos detenidos por tráfico de estupefacientes, nueve por porte de armas prohibidas y otras tres por la comisión de actos incívicos. Las zonas de ambiente nocturno eran un punto con un dispositivo de seguridad reforzado para garantizar un ocio más seguro y una intervención inmediata en casos de peleas.

Las operaciones policiales permitían detener a un joven de 32 años y a un menor de 17, desplazados desde otras localidades cercanas, como autores de delitos de tráfico de drogas. En el primero de los casos, los agentes incautaron 15 pastillas de éxtasis, cristal, speed, quetamina y marihuana, y en el segundo se aprehendieron 21 pastillas de éxtasis destinadas a su tráfico y consumo durante las fiestas locales.

Tanto agentes uniformados como de paisano han estado presentes en los principales actos, en las vaquillas y eventos taurinos, espectáculos públicos, mercadillo, recinto ferial, Palacio de Congresos y centro de la ciudad, con el objetivo de garantizar la total normalidad de estos eventos y para ofrecer al ciudadano una presencia inmediata, lo que ha permitido prestar gran cantidad de servicios asistenciales y humanitarios.

Los principales accesos a la ciudad, así como la llegada de viajeros a través de los principales medios de transporte público han sido controlados. Estas medidas permitieron detectar el día 9 la llegada de dos carteristas, ambos con una dilatada trayectoria en el ámbito delincuencial de los hurtos al descuido, con un recorrido de trece años en la comisión de este tipo de infracciones y con cuarenta detenciones por este tipo de hechos en su historial delictivo.

En lo que a hechos delictivos se refiere, la Comisaría ha tramitado varias denuncias por delitos patrimoniales, mayormente pequeños hurtos ocurridos principalmente el día del chupinazo, pero que se mantienen en una cifra considerada habitual en estas fechas. Asimismo también se iniciaron pesquisas por hechos que pudieran constituir delitos contra la libertad sexual, que continúan bajo investigación y con comunicación de las gestiones practicadas a la Autoridad judicial.

Con motivo de la celebración de las fiestas patronales y del aumento consecuente de congregación de personas, la Policía Nacional diseñó un dispositivo con el objetivo de garantizar el orden público, la seguridad de los asistentes y el normal desarrollo de los actos. Una vez concluidas las mismas, realizando un balance final desde el ámbito policial, las fiestas de San Lorenzo se han desarrollado con tranquilidad, no habiéndose producido ningún incidente grave de orden público.

El dispositivo planificado prestó especial atención a las concentraciones comunicadas de colectivos taurinos y antitaurinos, coincidentes en espacio y tiempo, disponiéndose un despliegue policial acorde a las necesidades, que permitió que las manifestaciones de los dos colectivos se realizaran sin incidentes y con una plena garantía de sus derechos fundamentales.

Para garantizar la seguridad, la plantilla de Policía Nacional de Huesca recibía el refuerzo de efectivos procedentes de las Comisarías de Jaca y Canfranc, así como de las Unidades Especiales de Guías Caninos, Medios Aéreos, Brigada Móvil, Grupo de Carteras, Unidades de Intervención Policial y Unidades de Prevención y Reacción de la Jefatura de Aragón.

La previsión comenzó semanas previas al comienzo de los actos para incluir los Prelaurentis y el Pórtico Laurentino, potenciándose las medidas de seguridad dirigidas a la protección antiterrorista en atención al actual nivel de alerta previsto por el Ministerio del Interior.

La efectividad de estas medidas es también fruto de la excelente coordinación con la Unidad de Policía Nacional adscrita al Gobierno de Aragón, el Cuerpo de Policía Local y con los servicios de Protección Civil, servicios sanitarios, Bomberos, Cruz Roja y Seguridad Privada. De hecho personal de los diversos cuerpos policiales, servicios sanitarios y bomberos integró un Centro de Coordinación para dar una respuesta inmediatamente coordinada a cualquier incidente que pudiera surgir durante la celebración de los diversos actos.

Pero no solo los espacios protagonistas de las fiestas y que acogen a la congregación de los asistentes han sido protegidos policialmente, sino que también lo han sido las zonas residenciales de la periferia y polígonos industriales, reforzándose la vigilancia de las mismas para prevenir robos.

Asimismo los agentes han velado porque los establecimientos cumplieran con las medidas de seguridad adecuadas y su personal se encontrara trabajando cumpliendo los requisitos administrativos preceptivos, realizándose inspecciones por parte del Grupo de Seguridad Privada y del Grupo de Extranjeros, en conjunto con la Inspección Provincial de Trabajo.

Comentarios