medioambiente

Nuevos contenedores marrones para los barrios de San Lorenzo y Casco Antiguo

Esta actuación supondrá más de 150.000 euros de inversión en los contenedores donde se deposita el resto de materias orgánicas

Punto de información sobre el funcionamiento y la utilidad de los contenedores marrones
Se volverán a instalar puntos de información en los barrios como en las anteriores actuaciones

Los barrios de San Lorenzo y del Casco Antiguo contarán con contenedores marrones de materia orgánica a partir del 4 de octubre. El Ayuntamiento de Huesca comienza la implantación de este servicio a partir del próximo 4 de octubre con una inversión superior a 150.000 euros. De este modo, se suman a los cuatro barrios que ya cuentan con este tipo de contenedores: María Auxiliadora, Santiago, San José y La Encarnación.

La materia orgánica pasa por un proceso a través del cual acaba convertida en compost, un excelente abono que se utilizará en parques y jardines del municipio

En esta nueva campaña, se van a instalar 115 nuevos contenedores de carga trasera de 1.100 litros con cerradura electrónica. Comenzará el 4 de octubre, fecha en la que estarán ya instalados. Habrá seis puntos informativos móviles durante cuatro semanas y se prolongará hasta conseguir el objetivo de que el 50% de los domicilios estén adheridos. 

Se llevarán a cabo otras acciones como cartas a los ciudadanos y buzoneo, visitas a grandes productores, reparto de cubos de aireado con tarjeta electrónica; charlas en centros educativos y tres nuevas máquinas expendedoras (una en la Oficina de Turismo, otra en la calle Teruel y otra en avenida Martínez de Velasco, junto al quiosco).

El objetivo del área municipal de Medio Ambiente es continuar con la instalación de este servicio al ritmo previsto. El concejal del área, Roberto Cacho, ha indicado que esta campaña va a ser "muy importante" porque "se suman dos barrios con un gran volumen de población y se van a seguir constatando los efectos positivos de invertir en el reciclaje y la concienciación ambiental que conlleva como una ciudad respetuosa desde todos los puntos de vista".
Desde la instalación de estos contenedores en los barrios de María Auxiliadora, San José, Santiago y La Encarnación, se han recogido 1,4 millones de kilos de materia orgánica que se han transformado en 140 toneladas de compost. 

Materia orgánica en compost

La Fracción Orgánica de los Residuos Municipales (FORM) está compuesta por todos los residuos domésticos de origen animal y vegetal, y representa aproximadamente el 40% del total de residuos que generamos en casa.
En el contenedor marrón se pueden depositar todos los residuos domésticos de materia orgánica como peladuras de alimentos, restos de comida cocinada, cáscaras de alimentos, huesos y espinas, pan duro, posos de café, papel de cocina, flores y bolsitas de infusión, entre otros.
Separar correctamente la orgánica nos permite reducir enormemente la cantidad de residuos que acaban en incineradora o en depósitos controlados (vertederos), con los beneficios ambientales que eso conlleva. Además, separándola se facilita la gestión del resto de residuos.
La materia orgánica pasa por un proceso a través del cual acaba convertida en compost, un excelente abono que se utilizará en parques y jardines del municipio. De esta manera, cerramos el ciclo de la orgánica, y devolvemos al medio los recursos que previamente hemos extraído.