HUESCA

Pulseras solidarias blancas y verdes de la AECC para llevar a "San Lorenzo en el corazón"

La Asociación Contra el Cáncer en Huesca presenta la campaña laurentina con la venta de pulseras en Caja Rural  y supermercados Altoaragón

Pulseras blancas y verdes que se podrán adquirir en Supermercados Altoaragón, Caja Rural y en la sede de la AECC
Pulseras blancas y verdes que se podrán adquirir en Supermercados Altoaragón, Caja Rural y en la sede de la AECC

La Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) en Huesca ha presentado la campaña "San Lorenzo en el corazón", que invita a los ciudadanos a seguir siendo responsables, pero mostrando más que nunca la ilusión por volver a celebrar el sentimiento Laurentino de la ciudad. El presidente, José Manuel Ramón y Cajal, recordaba que la iniciativa pretende seguir ayudando a los más vulnerables.

La AECC pone a la venta dos pulseras solidarias que reflejan este sentimiento blanco y verde

José Manuel Ramón y Cajal pste AECC en Huesca
CAJAL 1 PULSERAS 06

Debido a la situación actual, en la que no se puede dar por superada la pandemia y que la población tiene que seguir siendo cautelosa y responsable, las fiestas patronales de San Lorenzo no se van a celebrar. La concejal oscense, en esta misma línea, María  Rodrigo insistía en la necesidad de seguir siendo responsables. Sin embargo no quieren olvidarse de las fiestas  y  por este motivo, de los pañuelos del año pasado, se ha pasado a las pulseras blancas y verdes. Un dinero que , asegura Ramón y Cajal, siempre tiene un destino claro: ayudas e investigación

CAJAL 2 PULSERAS 06

Las pulseras se pueden adquirir- las dos- por tres euros en la propia sede la la AECC, en la Caja Rural y supermercados Altoragaón. Alejandro Lanuza director territorial en Huesca de Caja Rural hablaba de que hay que seguir dando ejemplo de solidaridad mientras que Agustín Cabrero director de supermercados Altoaragón agradecía a la asociación la labor que desarrolla.

Campaña puente

Durante la presentación, el presidente de la AECC en Huesca, José Manuel Ramón y Cajal ha explicado que esta campaña es "una campaña puente para el año que viene, en el que esperamos poder celebrar San Lorenzo como lo recordamos gracias a la responsabilidad que siempre han mostrado los oscenses. Es una campaña hecha con el corazón, porque los oscenses somos muy laurentinos".  María Rodrigo explicaba que  "hemos pasado un año muy duro, y se puso en valor el trabajo conjunto de todos para salir adelante, seguir así nos permitirá estar más cerca de celebrar San Lorenzo como lo conocemos. El último esfuerzo hará que salgamos juntos. Y campañas como esta animan y recuerdan que vamos a poder"

Para la Asociación Española Contra el Cáncer esta campaña significa poder recaudar fondos necesarios para continuar con la misión de la Asociación, que busca fundamentalmente la equidad en las personas con cáncer. Equidad para prevenirlo, para vivir con cáncer, para tener acceso a los resultados de la investigación.

La pandemia ha agravado una situación de vulnerabilidad previa que ya venían viviendo muchas personas con cáncer.

La realidad es que no todas las personas tienen las mismas probabilidades de enfrentarse al cáncer tanto en su prevención, como en acceso a tratamientos o a los resultados de investigación.

El cáncer también provoca pobreza

Entre pacientes y familiares, las desigualdades son evidentes ya que, desde el punto de vista económico, el cáncer provoca pobreza en el 25% de los nuevos diagnósticos de cáncer que se producen en personas en edad laboral. Además, durante el confinamiento casi un 20% de la población con cáncer había empeorado gravemente su situación económica.

Respecto al impacto psicológico que genera un diagnóstico y la posibilidad de acceder a un tratamiento psicológico especializado, tanto para pacientes como para familiares, el 30% presenta trastornos psicopatológicos, como ansiedad o depresión, que necesita atención por parte de un profesional de la psicología. Sin embargo, el 94% de las CCAA ofrece una cobertura insuficiente o nula en tratamiento psicológico especializado.

Desde el punto de vista psicológico, la pandemia aumentó el impacto emocional y durante el confinamiento el 34% de los pacientes desarrolló ansiedad o depresión. En diciembre, este porcentaje había subido al 41