educación

Recogida de firmas en el IES Ramón y Cajal para pedir la ampliación del centro ante la falta de espacio

El incremento del número de alumnos hace que se hayan tenido que sacrificar muchos espacios para dar clases

Los alumnos, como muestran en un vídeo, dan clases entre fósiles de animales
Los alumnos, como muestran en un vídeo, dan clases entre fósiles de animales


Las familias de los alumnos del Instituto Ramón y Cajal de Huesca mantuvieron recientemente una reunión en la que el equipo directivo les comunicó los problemas de espacio que el centro está teniendo este curso, y se prevé que los siguientes. Tras ello, las AMYPAS del Instituto y de los centros adscritos, los CEIP Juan XXIII y El Parque de Huesca, la Violada-Monegros de Tardienta y el CEIP Virgen de la Soledad de Bolea, solicitan al consejero de Educación, Felipe Faci, que ponga en marcha la ejecución del proyecto de ampliación del centro, que se presentó el curso anterior y del que no ha vuelto a saberse nada.

Por ello, la Asociación de Madres y Padres de alumnos del centro ha puesto en marcha una recogida de firmas, llevan ya recogidas 1.250 de forma virtual, que presentarán al Departamento de Educación para dar apoyo a la petición que se va a realizar. Y es que, en estos momentos ni tienen aula de plástica, de música, de tecnología, ni biblioteca, ni sala de reuniones, ni claustro. Todo ello se ha debido reutilizar para dar clases. Incluso se están reaprovechando espacios en los vestuarios y guardarropía.

El alumnado de ESO en este curso es de 539 chicos y chicas, a lo que hay que sumar el alumnado de bachiller, FP básica y FP de ciclo de sonido, 90 profesores y el personal no docente. Unas 950 personas, dicen, circulando por todos los espacios por la mañana. Para el próximo curso se prevén 580 alumnos de ESO y 100 profesores.

El equipo directivo del Ramón y Cajal recuerda que el incremento de alumnos ha supuesto la necesidad de ir dividiendo diferentes aulas del edificio principal para poder acogerlos. Hace tres años, el Consejo Escolar aprobó realizar un proyecto de ampliación en un lateral del pabellón. En diciembre de 2019, tras una reunión con la directora provincial de Educación, se indicó que el proyecto se llevaría a cabo en 2020. Justo en enero de ese año se les comunicó que, tras revisar el proyecto, había que modificar algunas cuestiones así como realizar varios estudios previos a su licitación. El centro se encargó de gestionar y corregir las indicaciones.

Sin embargo, desde marzo de 2020, con la llegada de la pandemia, no se les ha notificado ninguna solución a su situación de escasez de espacios presente y futuro. Indican que sus aulas, con la división de algunas de ellas, no pueden acoger a los grupos “oficiales” de ratio 27 que establece educación, por lo que necesitan siempre incrementarlos simplemente por espacio. A esto se suma la necesidad de baños y espacio de recreo, una situación que, recuerdan, se hubiera producido exactamente igual en un curso habitual sin pandemia.