toros

Tarde triunfal para Pérez Langa en la corrida de rejones

Diego Ventura y Andy Cartagena consiguieron una oreja, mientras que el de Calatayud se llevó tres trofeos que le permitió abrir la Puerta Grande

Andy Cartagena rejones toros Feria Taurina
La corrida de rejones ponía el broche a la feria

La corrida de rejones ponía el broche a la Feria Taurina de San Lorenzo 2018. El joven rejoneador de Calatayud Mario Pérez Langa se impuso a figuras de la talla de Diego Ventura y Andy Cartagena cortando tres orejas y abriendo la Puerta Grande en un festejo de nuevo con casi lleno y mucha animación en los tendidos. Pérez Langa salió triunfador, mientras que sus acompañantes en el cartel cortaron un trofeo cada uno.

Andy Cartagena, ovación y oreja. Diego Ventura, oreja y silencio y Pérez Langa oreja y dos orejas. Se lidiaron reses de la ganadería de Passanha, que dieron buen juego en general y algún susto saltado al callejón en un par de ocasiones. Presidió el festejo Luis López que no estuvo tan generoso como el día anterior, aunque correcto en sus decisiones.

Se cerraba la feria con una corrida de rejones muy del agrado de los espectadores que pudieron ver a un Andy Cartagena que es uno de los mejores del escalafón, si bien no pudo brillar en Huesca. En en su primero tuvo un toro muy soso y además no acertó con el rejón de muerte. En banderillas deleitó al público, aunque hubo poca transmisión y recibió una ovación del público. En el cuarto, el jinete estuvo más a gusto, demostró su domino de la cabalgadura y su actuación en este caso sí que mereció una oreja, incluso con petición de la segunda.

Había expectación por ver a Diego Ventura, ahora mismo una gran figura del rejoneo. A su primero le colocó banderillas de mucho mérito y transmisión al tendido, al quiebro y con emoción y vistosidad. Cortó una oreja. Pero en el quinto, el portugués se fue de vacío y es que no le colaboró para nada el toro. No consiguió que el animal embistiera y, a pesar de los esfuerzos de Ventura, la faena no cuajó y su labor quedó silenciada por el público.

Completaba el cartel Mario Pérez Langa. El de Calatayud parecía que venía de invitado de piedra, pero no fue así. Desde el comienzo se metió al público en el bolsillo, dando emoción. Tal vez la faltó un poco de calma en sus ejecuciones en banderillas, pero aún así supo salir airoso. Al primero le cortó una oreja. En el sexto, se vio un Pérez Langa más tranquilo y sereno lo que le valió para cortar las dos orejas y abrir la Puerta Grande contra pronóstico. Sin duda que una gran dosis de moral para este joven rejoneador que busca hacerse un hueco en los carteles.

El público disfrutó, como es habitual en la corrida de rejones, y cerró una feria con luces y sombras, donde lo mejor ha sido la gran afluencia en los tendidos en los cinco días. Sin duda que un aval para el futuro taurino en Huesca.

Pérez Langa salió a hombros
Pérez Langa salió a hombros
Comentarios