SAN LORENZO

Tres danzantes cumplen este año cifras redondas danzando en la agrupación

Pedro Albero lleva treinta y cinco años, Jorge Martín veinte e Iñaki Barquero cumple quince años danzando

Danzantes en la fiesta del comercio
Danzantes en la fiesta del comercio

Los tres danzantes llevan ya años de experiencia dentro de la agrupación, y aseguran que nunca se han ido de Huesca en las fechas de San Lorenzo y que unas fiestas sin bailar les saben a poco.

Pedro Albero, el danzante encargado de las cintas, cumple este año 35 años danzando. Entro a la agrupación con quince años, siendo uno de los más jóvenes en danzar, sustituyendo a su padre debido a una lesión. Los cinco primeros años padre e hijo se fueron turnando en los bailes.

CORTE Pedro Albero, danzante de las cintas
ALBERO 1 DANZANTES 14

Jorge Martín, el Rapatán de la agrupación y portador de la albahaca, lleva ya 20 años danzando en San Lorenzo. Asegura que se acuerda del día que danzó por primera vez “como si fuera ayer”. Sustituyó a su padre bailando el último dance de la plaza de San Lorenzo, dejando que él hiciera los primeros y ya él se incorporó a la ofrenda.

CORTE Jorge Martín, Rapatán
MARTIN 1 DANZANTES 14

Iñaki Barquero que sustituyó a su abuelo Vitorino, hace ya 15 años. Recuerda con pena su primer día como danzante debido a la retirada de su abuelo y al homenaje que se le hizo el día 10 de agosto en la plaza de San Lorenzo antes de empezar los dances de ese día.

CORTE Iñaki Barquero, danzante
BARQUERO 1 DANZANTES 14

Sus familias siempre les acompañan. Jorge cuenta con la ayuda de su padre y Pedro de su hijo para sujetarle el palo de las cintas. Por su parte Iñaki cuenta que su hijo de 9 meses ya aplaude cuando los ve bailar, por lo que la continuidad de la agrupación está asegurada.

Aunque el danzante de las cintas y el Rapatán tienen funciones distintas que las del danzante aseguran que todos acaban igual de cansados porque “lo daos todo en cada dance”, aseguraba Iñaki Barquero. Los tres aseguran que no se imaginan un San Lorenzo fuera de Huesca, Pedro al tener un padre danzante y una madre encargada de las mairalesas vivía las fiestas de forma muy intensa. Iñaki que un año tuvo que dejar de bailar por que se rompió la muñeca y lo pasó “fatal sin bailar, primero por los demás porque se tiene que quedar alguno sin bailar y segundo por ti porque cuesta estar un San Lorenzo sin bailar”.

Algunos de los trajes con los que bailan tienen ya 100 años o por lo menos alguno de sus componentes. Aseguran que al ser trajes tradicionales que no están hechos para bailar tienen que estar prevenidos por si se sueltan.

Aunque Pedro y Jorge bailan “solos” nunca se han sentido así, afirman que “siempre estamos en grupo y juntos”. Además nos cuentan que la mañana del día 11 es mucho más dura que la del día 10, primero por que es más larga y segundo porque a esas horas hace mucho calor.

Por último recordaron con emoción la visita de Pascual Campo a la botería el día 10, e agradecen el esfuerzo y le desean una pronta recuperación.

Comentarios