INFRAESTRUCTURAS

Un nuevo desprendimiento en la A-132 obliga a cortar un carril al tráfico

Las rocas cayeron en el km42, la zona denominada como ‘la Raya’, donde ya se produjo un suceso similar durante la semana de cierre total de la N-330

Desprendimiento en la A-132
Desprendimiento de rocas este sábado en la A-132

Un desprendimiento de rocas en torno a las 17:00 horas de este sábado obligaba a establecer paso alternativo en la A-132 en el término municipal de Murillo de Gállego. Se trata del km 42 de la citada vía, el mismo punto donde ya se produjo una gran caída de rocas a mediados del pasado mes de abril y provocó el corte de la circulación durante prácticamente toda aquella noche. Se daba además la circunstancia de que en aquel momento esta carretera era la principal alternativa de acceso a la zona norte del Pirineo. Este punto de la vía se encuentra en una zona geológicamente muy inestable denominada como ‘La Raya’. Este tipo de sucesos ocurren con frecuencia, por lo que desde Murillo de Gállego, su alcaldesa, Marta de Santos, indica que es necesario invertir para evitar estas situaciones.

DE SANTOS 1 DESPREN 26

Tras el desprendimiento de mediados de abril, el Gobierno de Aragón actuó para reducir el riesgo de nuevas caídas de rocas en ese punto, a través de una escollera. Las intensas lluvias durante los últimos meses han podido agravar el riesgo en la vía, ya que el deslizamiento de tierras es el principal problema. El geólogo José Antonio Cuchí apuntó en aquel momento que era necesario desarrollar "actuaciones preventivas". El propio consejero de Vertebración Territorial, José Luis Soro admitió que en los últimos años se ha descuidado el mantenimiento de carreteras pero defendió que se estaba interviniendo en distintas carreteras altoaragonesas; algo que requiere "tiempo y dotación presupuestaria".

El desprendimiento a mediados del mes de abril se produjo durante la semana en que la N-330 permaneció cortada al tráfico tras los deslizamientos de tierra que hundieron parte de la calzada en el puerto del Monrepós y abrieron grietas de hasta 50 metros longitudinales. 

Comentarios