RECREACIONES HISTÓRICAS

Verano para recrearse

Ya no solo los 'festivales son para el verano' , llegan las recreaciones históricas por toda la provincia

la memoria de la piedra
La Memoria de la Piedra en la Ciudadela de Jaca abre su quinta temporada, sumando 20.000 espectadores


La Real Academia de la Lengua dice que ‘recrear’ es ‘crear o producir algo de nuevo’, claro que en la otra acepción indica que es ‘divertir, alegrar o deleitar’. Pues ambas son válidas en las Recreaciones Históricas que se celebran por toda la provincia. Loarre, Alcubierre, Huesca, Jaca, Monzón, San Juan de la Peña, Ayerbe, Canfranc, Ibieca o Montearagón, entre otros muchos lugares, tienen la suya. El plato fuerte del verano ya no son solo los festivales.

La provincia tiene un amplio escenario que abarca desde la llegada del tren a Canfranc, con Alfonso XIII incluido en la nómina de actores, hasta las desternillantes y didácticas de la Ciudadela de Jaca con Toño L’Hotellerie que, cada año establecen su propio récord. Pero ‘recrear’ asegura, supone una tarea previa de mucha investigación.

Las recreaciones cumplen varias misiones ya que además de ‘deleitar’, cuentan la historia de un lugar determinado intentando ajustarse lo máximo posible en la puesta en escena: vestuarios, armas, música y hasta gastronomía. En unas ocasiones con asesoramiento del historiador de la zona, en otras bajo el paraguas de las asociaciones recreacionistas que, cada vez más, se implican en estos actos.

Además de Canfranc, que implica a todo el pueblo y la de la Ciudadela, se aprovechan otros escenarios únicos que ya de por sí cuentan su propia historia y que se aderezan con los recreacionistas. Es el caso de Loarre, de Ayerbe y el Renacimiento, Ibieca y su vida hospitalaria en la Edad Media, la espectacular de San Juan de la Peña, el monacato en Montearagón, los templarios en Monzón y por avanzar en la historia, la de Alcubierre con la segunda guerra mundial.
A todo esto hay que sumar los Mercados Medievales que surgen por un buen número de poblaciones y que, si cumplen los requisitos de exigencia de la época, suponen otra llamada de atención en la oferta cultural.
Está claro que la provincia ha encontrado un filón en las recreaciones, aprovechando el recurso propio de su historia , vistiéndola y narrandola como un atractivo turístico más.

Comentarios