HUESCA

Vox considera "imprudente" alojar a menas en una zona de ocio nocturno

La Policía Nacional tuvo que intervenir el pasado viernes en incidentes con varios menores extranjeros no acompañados

Antonio Laborda, concejal de VOX
Antonio Laborda, concejal de VOX en el Ayuntamiento de Huesca

El grupo político Vox del ayuntamiento de Huesca a través de un comunicado cuestiona la decisión de alojar a menas en una zona de ocio nocturno con bares de copas a los que cada fin de semana asisten cientos de jóvenes. Este pronunciamiento se produce después de que el pasado viernes la Policía Nacional tuviera que intervenir en el centro de menores situado en la antigua residencia de estudiantes de la plaza de los fueros de Huesca por unos incidentes en los que se vieron involucrados varios menas.

Para esta formación política, situar un centro de menores en esa zona es una “grave imprudencia”. Recuerdan que durante las fiestas de San Lorenzo los menores fueron trasladados fuera de la ciudad, pero que ahora han vuelto y esa zona sigue siendo “inadecuada” para ellos.

Desde Vox añaden que Huesca es “una ciudad tranquila” pero creen que es preocupante que este centro de estos menores extranjeros no acompañados pueda suponer problemas como los que ocurren a diario en otras ciudades, donde “los delitos violentos contra la propiedad o contra la libertad sexual están comenzando a ser tristemente cotidianos”.

Por ese motivo, este grupo político muestra su oposición contra “esta política de inmigración que fomenta el efecto llamada para que las mafias continúen acarreando a nuestro país miles de inmigrantes ilegales y sigan muriendo cientos de personas intentando hacer la travesía en el estrecho”. Tampoco les parece adecuado “educar en estos centros a menores que deberían estar en  sus países de origen con sus familias o en centros adecuados  y no desarraigados de su cultura, sus raíces y su estilo de vida”.

Pese a que la responsabilidad en esta competencia la tiene la DGA, Vox cree que el Ayuntamiento de Huesca debe hacer cumplir la normativa de seguridad y urbanística en este centro de menores.

Por último, también manifiestan su desacuerdo a que mientras que la mayoría de familias españolas tienen que afrontar el coste del material escolar y de los libros de texto de sus hijos sin contar con ninguna ayuda, se destinen millones de euros de dinero público al mantenimiento de estos centros.

Comentarios