La actuación revelación en el Festival de Teatro de Aviñón se gestó en Huesca

La obra es fruto de una estancia cultural de sus autores en la capital de la provincia

Romances inciertos
Cartel de la obra

El Festival de Aviñón, el más importante del mundo en el ámbito teatral, se ha visto sorprendido por la obra Romances Inciertos, cuya gestación tuvo lugar en Huesca, en una residencia de sus autores patrocinada por el área de cultura del Ayuntamiento de Huesca, explica Javier Brun, el jefe de Cultura de la institución.

La obra ha sido escrita por Nino Laisné, de 32 años, y por el bailarín François Chaignaud, de 35 años, renovador de la danza francesa, maestro del travestismo escénico que, a su vez, es el protagonista de la obra.

En la misma, y durante el tercer acto, se propone una visión transexual de la figura de “La Tarara”, poniendo en duda su género y su apetencias amatorias. Toda una provocación, o no tanto, si tenemos en cuenta el origen cabaretero de los autores.

Cuando la Tarara sale a escena, la gitana mística luce uñas postizas, maquillaje excesivo y una peluca con el obligatorio rizo frontal.

La génesis de Romances inciertos, que este otoño se representará en Francia, Austria, Suiza, Bélgica y Portugal, se encuentra en Huesca. En 2014, Laisné y Chaignaud montaron una primera performance de diez minutos en la Sala de Doña Petronila del Museo de Huesca.

La obra, ha sido la revelación en, un festival que se celebra hasta el 24 de julio en la ciudad francesa.

Comentarios