PATRIMONIO CULTURAL

La cueva de Els Trocs será declarada Bien de Interés Cultural

Se trata de la zona arqueológica mejor conservada de todos los yacimientos neolíticos excavados en Aragón

Bisaurri. Cueva de Els Trocs
Trabajos en la cueva de Els Trocs

La dirección general de patrimonio cultural del Gobierno de Aragón ha iniciado el expediente para la declaración del yacimiento arqueológico denominado la cueva de Els Trocs, en el municipio ribagorzano de Bisaurri, como Bien de Interés Cultural (BIC) en la categoría de Conjunto de Interés Cultural, Zona Arqueológica. Se abre un período de información pública por el plazo de un mes. Se establece un plazo máximo de 18 meses para la resolución del expediente administrativo.

En este yacimiento, los resultados obtenidos en las siete campañas de excavación (2009-2019) realizadas hasta el momento, han documentado una secuencia de ocupación que abarca entre fnales del VI milenio y fnales del IV milenio a. C. e inicios del III milenio a. C., con una extraordinaria riqueza de su cultura material y su fauna, junto a una secuencia completa de dataciones radiocarbónicas y analíticas detalladas. Este conjunto es el que se quiere proteger mediante el procedimiento que se inicia.

La extraordinaria abundancia y el excelente estado de conservación de los restos de fauna recuperados durante las excavaciones en la cueva de Els Trocs, uno de los conjuntos faunísticos más importantes del Holoceno de la Península Ibérica, ha propiciado la creación de un nutrido grupo multidisciplinar integrado por investigadores de reconocida solvencia nacional e internacional, procedentes tanto de instituciones nacionales y europeas, como de universidades nacionales e internacionales.

Los primeros estudios y analíticas llevados a efecto sobre los restos de una extraordinaria cabaña ganadera de ovicápridos, ha permitido plantear al equipo investigador la existencia de rutas ganaderas de trashumancia desde fechas muy tempranas, vinculadas a la colonización durante el Neolítico Antiguo de las tierras del Alto Pirineo, en torno a fnales del sexto milenio a. C.

La trascendencia e interés científco, histórico y patrimonial de este hecho es extraordinariamente relevante, ya que demuestra que hace siete mil años, nuestros remotos antepasados neolíticos ya eran capaces de sustentar una economía ganadera basada en la gestión de los rebaños, combinando los pastos en las tierras bajas durante el invierno, para pasar a las tierras altas pirenaicas durante los meses de verano. Este tipo de gestión del ganado en una época tan temprana es la primera vez que se documenta en la Península Ibérica, de ahí su trascendencia histórica, científca y patrimonial.

Todo lo anteriormente señalado, apunta a un yacimiento que se ha convertido en un referente para explicar el proceso de neolitización del alto Pirineo, siendo en estos momentos el yacimiento mejor conservado de todos los yacimientos neolíticos excavados en Aragón, muy por encima en cuanto a riqueza de material, de yacimientos clásicos en la bibliografía, como las cuevas de Chaves, Olvena, Espluga de la Puyascada o Coro Trasito.

Pero a la riqueza, variedad e interés de su cultura material, de su fauna o de los restos relacionados con su entorno paisajístico, une el hecho, por el momento totalmente singular y único de contar con la muestra antropológica más importante, ya que abarca dos milenios de ocupación y además cuenta con eventos relacionados con la violencia en la prehistoria, tales como la masacre recientemente dada a conocer internacionalmente y que se ha convertido en un referente nacional y europeo para el estudio de los eventos de violencia en la prehistoria y sus consecuencias en el proceso de neolitización de la Península Ibérica.

En defnitiva, la cueva de Els Trocs, aporta nuevos conocimientos sobre una etapa de la prehistoria aragonesa crucial para el desarrollo histórico de nuestra comunidad, como es la colonización neolítica de nuestras tierras y la aportación de elementos que revolucionaran la vida de las comunidades humanas a partir de su implantación económica, social o religiosa.