iglesia

Las Diócesis de Huesca y Jaca recuerdan las medidas que regirán en sus celebraciones con el nivel 3 de alerta

Se reduce el aforo al 25% y queda prohibido cantar o la actuación de coros

La iglesia de la Asunción ha tomado varias medidas de seguridad
En la iglesia de la Asunción de Almudévar se tomaron medidas de seguridad desde el inicio de la pandemia


Las Diócesis de Huesca y Jaca han dado a conocer las medidas que estarán en vigor a partir del lunes, 26 de octubre, en el momento en el que Aragón entre en el nivel 3 de alerta sanitaria. Aforos, entierros y velatorios, celebraciones o catequesis son algunos de los asuntos en los que se pone especial énfasis para ayudar a la contención de la pandemia.

El aforo máximo en lugares de culto será del 25%, y queda prohibido cantar. Se restringe la concentración de personas en entierros y velatorios a 15 personas en espacios abiertos y 10 en espacios cerrados. La comitiva no podrá superar las 15 personas, respetando siempre la distancia de seguridad de 1,5 metros.

En la celebración de actos de culto religioso el uso de mascarilla será obligatorio; diariamente se realizarán tareas de desinfección de los espacios utilizados; se organizarán las entradas y salidas para evitar aglomeraciones; habrá dispensadores de geles hidroalcohólicos; no se permitirá el uso de agua bendecida; se facilitará en el interior de los lugares de culto la distribución de los asistentes, señalizando asientos o zonas utilizables; y durante el desarrollo de reuniones o celebraciones se evitará el contacto personal, tocar o besar objetos de devoción u otros objetos que se manejen habitualmente; tampoco estará permitida la actuación de coros durante las celebraciones.

En cuanto a la catequesis, las reuniones no deben superar el número de seis personas, que a partir de 6 años estarán obligadas al uso de mascarilla.

Aunque no concierte directamente a las ceremonias litúrgicas, se recuerda que las celebraciones nupciales, comuniones, bautizos, confirmaciones y otras celebraciones sociales, familiares, religiosas o civiles u otros grupos de reunión, que supieran tener lugar tras la ceremonia, en establecimientos de hostelería y restauración respetarán las medidas generales de seguridad interpersonal, no superando en ningún caso las 10 personas en interior y 15 en exterior.

La Diócesis de Huesca y la de Jaca se encomiendan finalmente a la Virgen del Pilar, pidiéndole protección bajo su manto para no ser contagiados, que devuelva la salud a los enfermos, que conceda fortaleza y esperanza a los sanitarios, y descanso eterno a los que han fallecido.