economía

La economía aragonesa se reactivó notablemente tras la finalización del estado de alarma

El PIB de Aragón aumentó un 17,2% en tasa trimestral durante el tercer trimestre del año

La economía Durante en Aragón creció con fuerza en términos intertrimestrales, mientras que desaceleraba su contracción en términos interanuales
La economía Durante en Aragón creció con fuerza en términos intertrimestrales, mientras que desaceleraba su contracción en términos interanuales


El departamento de Economía, Planificación y Empleo publica el Boletín Trimestral de Coyuntura número 71 que incluye el análisis de la evolución de la economía internacional, española y, especialmente, aragonesa en el tercer trimestre de 2020. En dicho período la economía aragonesa, al igual que la del conjunto nacional, se ha visto muy favorecida por la finalización el 21 de junio del estado de alarma decretado por primera vez el 14 de marzo, y prorrogado hasta en seis ocasiones. De esta forma, se salía de las medidas de confinamiento y de restricción a la movilidad que prevalecieron en el segundo trimestre del año y se entraba en una fase de la pandemia caracterizada por una mejor situación epidemiológica durante el verano, aunque menos favorable en Aragón que a nivel nacional.

En este contexto la economía aragonesa registró un notable crecimiento en términos intertrimestrales y desaceleraba su contracción en términos interanuales. En concreto, el PIB de Aragón aumentó un 17,2% en tasa trimestral durante el tercer trimestre del año, frente a la caída del 15,3% del segundo trimestre de 2020. Por comparación con el tercer trimestre de 2019, el PIB de Aragón anotó un descenso del 6,3% en el tercer trimestre de 2020, frente a la caída del 20,3% registrada en el segundo trimestre del año. Desde el punto de vista de la demanda, se continuaban registrando tasas de variación negativas en todos sus componentes, con la excepción del consumo de las administraciones públicas. Respecto al sector exterior, su contracción en el tercer trimestre era menos acusada en Aragón que en el conjunto de España, donde las caídas fueron del 19,3% anual en las exportaciones y del 15,4% anual en las importaciones. Desde el punto de vista de la oferta, de forma idéntica a lo ocurrido en el segundo trimestre de 2020, en el tercer trimestre todos los sectores productivos de la economía aragonesa registraban tasas de variación interanual negativas, aunque más contenidas, con la excepción el sector de la agricultura que continuaba en tasas positivas.

YOUTUBEINTERACTIVO

Respecto a la economía nacional, la recuperación de la actividad económica ha sido gradual a lo largo del tercer trimestre y el proceso ha sido asimétrico y con distintas velocidades entre sectores y entre las diferentes CCAA. Así, durante el tercer trimestre de 2020 el PIB de España experimentó una caída del 9,0% en términos anuales. Por su parte, en términos intertrimestrales, se registraba un notable repunte del 16,4% en el tercer trimestre del año. De esta forma, la economía española salió de la recesión técnica en la que había entrada en el segundo trimestre del año, al anotar dos trimestres consecutivos con caídas del PIB. La contracción registrada en la economía española, al igual que ocurría en los dos primeros trimestres del año, es consecuencia principalmente de la contribución negativa de la demanda interna al crecimiento anual del PIB, ya que la aportación negativa de la demanda externa es sensiblemente inferior. Desde el punto de vista de la oferta, todos los sectores desaceleraban notablemente sus caídas, mientras que la agricultura volvía a registrar una tasa de variación anual positiva.

En el plano internacional, la mayor parte de los países procedieron a reactivar paulatinamente su actividad económica, relajando las restricciones y confinamientos anteriormente establecidos al objeto de contener la expansión de la pandemia y evitar el colapso de los sistemas sanitarios. Con ello, tal como se esperaba, se produjo un vigoroso repunte de la actividad durante el verano, aunque desigual entre países y sectores. De esta forma, al igual que en el segundo trimestre del año se produjeron caídas del PIB de entre el 10% y el 20% por comparación con el invierno, en la mayor parte de las economías avanzadas, en el tercer trimestre se observaban incrementos que también oscilaban entre el 10% y el 20% respecto a la primavera.