deportes de invierno

La Federación Aragonesa de Deportes de Invierno afronta la temporada sin deuda y con nuevos retos

Cuenta con unos 1.200 deportistas, entre licencias de competición y licencias de ocio

José Ricardo Abad, presidente de la FADI
José Ricardo Abad, presidente de la FADI

La Federación Aragonesa de Deportes de Invierno (FADI) encara la preparación de la nueva temporada 2020-2021 prácticamente sin deuda y con nuevos e ilusionantes retos en cartera. Así lo indican en un comunicado en el que detallas que de los más de 120.000 euros de deuda que tenían en 2018 han pasado a sólo 6.000.

En los últimos tres años, el esfuerzo de la actual junta directiva, encabezada por José Ricardo Abad, ha logrado sanear las cuentas de la entidad. “En estos momentos, ya podemos decir que la deuda que arrastraba la FADI está totalmente amortizada”, explica Abad.

Cuando comenzó la última etapa de la FADI, en 2018, la deuda oficial ascendía a 120.000 euros, cantidad a la que había que sumar una serie de facturas que no estaban contabilizadas, como estancias en Chile, Noruega o el Valle de Arán. Al tener conocimiento de estos hechos, la Federación se puso en contacto con los acreedores y asumió el compromiso pendiente, recibiendo por parte de estos todo tipo de facilidades. A día de hoy, la deuda está totalmente saldada.

El traslado de la sede de la FADI a Jaca
El presidente de la FADI recuerda que uno de los pasos más importantes que se han dado en el último periodo es que, “al traer la sede de la Federación a Jaca -en 2018-, los gastos de estructura se han reducido” considerablemente.

En este contexto, cabe destacar que, actualmente, la olímpica Ana Galindo continúa, desde esa fecha, al cargo de las tareas administrativas de la entidad. Su incorporación a la estructura de la FADI responde a la política de la actual junta directiva de apoyar a los deportistas de alto rendimiento una vez que termina su carrera deportiva, ante las dificultades y la limitación de oportunidades que se encuentran para incorporarse al mundo laboral.

En el caso de Ana Galindo, además, su extenso currículo deportivo y su amplio conocimiento de los deportes de invierno y de su funcionamiento a todos los niveles es un valor añadido para la entidad. “No sólo hemos podido dar una oportunidad laboral a la mejor deportista de todos los tiempos que hemos tenido en Aragón, sino que, al mismo tiempo, estamos creando empleo en el territorio”, añade el presidente, que agradece la gran aportación de la esquiadora al funcionamiento de la FADI.

Ahora, la FADI está inmersa en el inicio de un nuevo ejercicio, que va de junio a mayo, aproximadamente, siguiendo la línea marcada por la Real Federación Española de Deportes de Invierno (RFEDI). Se hace de este modo porque, tradicionalmente, es cuando arranca el periodo de la pretemporada en nieve de los distintos deportistas en glaciares. También ahora es el momento de preparar las licencias en distintas disciplinas y marcar los retos para los meses de invierno.

La importancia del respaldo de los clubes
Es el primer año, desde que Abad asumiera la presidencia de la FADI, que se afronta la nueva temporada con la tranquilidad de no arrastrar deuda. No obstante, “seguimos con los pies en el suelo -apunta el máximo responsable de la FADI-. Nuestros recursos son limitados y estamos trabajando ya en la gestión de los centros de tecnificación que, aunque dependen del Gobierno de Aragón, están bajo el paraguas de la FADI”. José Ricardo Abad es consciente de la dificultad que supone, a todos los niveles, esta responsabilidad, y confía en que la Administración regional mantenga las ayudas para el mantenimiento del CETDI Aragón.

La fórmula para lograr saldar la deuda histórica ha supuesto la imposición de medidas estrictas: se han ajustado al máximo las partidas presupuestarias y se ha conseguido algún ingreso extra. Además, se ha contado con el respaldo de los clubes. Este año se ha cobrado un euro por deportista y por carrera, una pequeña cantidad que, en conjunto, también ha ayudado a que el balance no haya terminado en números rojos, y una propuesta que, sin el apoyo de los clubes aragoneses, no hubiera podido salir adelante.

En este sentido, para la próxima temporada, y en común con otras federaciones regionales, se está trabajando con los clubes para implementar una pequeña aportación anual por afiliación. “Será una pequeña partida, muy prudente, una cantidad mínima que también supondrá un ingreso para la FADI, y, lo más importante, que permitirá a la federación tener más recursos para poder dar más servicios y mejor atención a los clubes”, explica Abad, que recuerda que “la única razón de ser de la Federación Aragonesa de Deportes de Invierno son los clubes y los deportistas”.

Un presupuesto anual de 30.000 euros
La Federación Aragonesa de Deportes de Invierno cuenta con un presupuesto anual que ronda los 30.000 euros. “Las federaciones aragonesas suelen tener tres posibles vías de ingresos: dos de ellas son los patrocinadores externos -que, en estos momentos, es una solución muy complicada- y la subvención del Gobierno de Aragón; a través de la Dirección General de Deportes -que cada vez es más ajustada-. La tercera vía es que, históricamente, las federaciones se financiaban con un pequeño margen que dejaban las licencias, por el seguro (que también ha caído mucho y que, además, en nuestro caso, tenemos claro que debemos intentar que resulte lo más económico posible para los deportistas. Es de aquí de donde han salido los ingresos más importantes para reducir la deuda”, señala Abad.

1.200 deportistas
La Federación Aragonesa de Deportes de Invierno cuenta, actualmente, con unos 1.200 deportistas, entre licencias de competición y licencias de ocio. La FADI acaba de presentar a los clubes las ventajas que comprende la nueva licencia de ocio de la FADI, que a partir de ahora será multiactividad, “con prestaciones mejoradas y muy polivalente, y a un precio competitivo”.
Así, uno de los retos, para esta temporada, será incrementar el número de licencias en esta modalidad, que dejan un mayor margen económico que las licencias de competición.

Comentarios