La mayoría de los hijos de hogares pobres en Huesca siguen con rentas bajas 18 años después

El factor corrector de la escuela no acaba de dar un resultado satisfactorio tampoco en la ciudad de Huesca

Mapa de Huesca con las zonas de más tránsito
La distribución de la renta per cápita no es homogénea en Huesca

La renta del hogar de la infancia influye, y mucho, en la renta que se tendrá en el futuro, como constata en el proyecto Atlas de Oportunidades, de la Fundación Felipe González y Cotec cuyo contenido publicaba recientemente El País.

Una máxima que también se puede aplicar a la ciudad de Huesca, a tenor de los resultados que arroja el mencionado estudio.

La base de datos de este proyecto cruza información tributaria de padres y sus hijos 18 años después. En concreto, usa información de 1,6 millones de niños nacidos entre 1984 y 1990 —más de la mitad del total—, a través de la declaración de la renta que hicieron sus padres en 1998. Después, esa información se completa con la renta de los hijos ya en 2016, casi dos décadas después, cuando ya tenían entre 26 y 32 años.

En el caso de la ciudad de Huesca solo se puede obtener datos comparativos aplicando el código postal que, en muchas ocasiones, mezcla barrios y clases.

En todo caso, los hijos de barrios como el Perpetuo Socorro, Casco Viejo y parte de Santo Domingo y San Martín, con código 22001, presentan las rentas per cápita más bajas de la capital, 16.000 euros en el peor de los casos.

No muchos mejores resultados consigue el código postal 22002, que comprende el resto del Casco Antiguo, logrando los hijos de los hogares pobres 17.000 euros de renta, mientras que en la zona sur del barrio de San Lorenzo, la zona conocida como Los Olivos, la renta más baja llega a los 20.000 euros, siendo esta zona la mejor situada en el estudio, seguida de la de la Encarnación, María Auxiliadora y parte de San José con renta per cápita de 19.000 euros.

¿Qué se desprende de estos datos? Pues que el factor educación, entendiendo la escuela como elemento equilibrador y generador de oportunidades no funciona, dice el exdirector del colegio Pío XII, Isidro Garrido.

Garrido, quien ha estado al frente de un centro con el 85% de niños hijos de migrantes o de minorías étnicas, recuerda la viñeta de El Roto en la que se venía a decir que un niño en España acaba llegando en la vida a lo que acaba llegando su compañero de pupitre.

Así pues, acceder a buenos trabajos es más difícil para los hijos de hogares pobres. Se intuye que la riqueza de padres y madres influye en sus hijos, y hoy en día esa es una realidad muy tozuda, afirma el socióogo de la Universida de Zaragoza, Antonio Eito.

Comentarios