huesca

Los polígonos industriales recuerdan necesidades que el ayuntamiento de Huesca debería atender

Critican la falta de atención que reciben desde hace tres años y medio por parte del alcalde de Huesca

presidentes polígonos industriales federación
Presidentes de los polígonos industriales que componen la Federación de Polígonos de Huesca


Los responsables de los cuatro polígonos industriales de Huesca han denunciado que se sienten ninguneados y olvidados por el ayuntamiento. Recuerdan que llevan 19 años trabajando como Asociación de Polígonos, tiempo en el que han conseguido muchos avances, por lo que cuentan con polígonos dignificados. Representan a más de 400 empresas, 5.000 trabajadores, y miles de clientes y proveedores. Pero acumulan más de tres años de parálisis, y critican que en todo este tiempo, el alcalde Luis Felipe no los ha recibido. Al concejal de desarrollo, que finalmente sí los recibió, le han hecho llegar toda una serie de necesidades y proyectos.

Aseguran que llevan tres años y medio de parálisis. Y en un momento en el que Huesca vive los proyectos del cuartel, el embalse de Almudévar, la autovía Siétamo-Huesca o la SD Huesca en 1ª, no avanzar es retroceder, y ahora deberían estar avanzando más que nunca. Los empresarios añaden que han puesto mucho trabajo y esfuerzo, pero que todavía no han conseguido nada.

El presidente de la Magantina criticaba la situación de la casa Coiduras, en el paseo Lucas Mallada. Una propiedad privada que sobresale 6 metros y se mete hasta el paseo, haciendo que desaparezca la acera, e impidiendo el paso de peatones o dificultando el tráfico cuando coinciden en ese punto varios vehículos.


Casa Coiduras paseo Lucas Mallada
Casa Coiduras, ocupando un tramo de la calle del paseo Lucas Mallada y con animales, gallos y gallinas, sueltos

Además, critican la rotonda que se realizó, y que al ser recta, no cumple con su objetivo de reducir la velocidad de quienes llegan procedentes del puente de San Miguel. Creen que le falta señalización. Los empresarios de la Magantina piden desde hace años la ejecución de un aparcamiento en la parte trasera de la nave de IFA, algo que todavía no han conseguido.

El Polígono Monzú, cree su responsable, es el que menos problemas tiene. Sí que consideran necesario actuar en el parquin de camiones, que ha sufrido un cierto abandono. Tras solicitarlo al ayuntamiento, parece que se ha empezado a actuar en la zona, con una partida de 55.000 euros con la que se ha hecho parte de la obra que solicitaron, reparando un talud de tierra que se desploma.

En este polígono se pide que se recupere la báscula municipal que se perdió, y que se ubique en el entorno del parquin de camiones, donde se encuentra el muelle de carga.

En el polígono de Martínez de Velasco llevan muchos años reivindicando una rotonda en el cruce de la calle Alcañiz con Badalona.

Critican el estado lamentable de la vía verde, donde estaba la vía del tren en la calle Almudévar, llena de hierbas, ratas y sin vallar. Recuerdan que en julio de 2017 finalizaba el plazo que le dio el ayuntamiento a ADIF para que lo limpiara y adecentara, pero no ha hecho nada, ni tampoco el consistorio de oficio.

Y finalmente, en lo que respecta al polígono SEPES, el mayor de Huesca, se sigue criticando las inundaciones que se producen en algunas calles, en algunos casos provocadas por la falta de mantenimiento de los barrancos que cruzan la zona.

También les preocupa otro foco de inundaciones, el área 13, que linda con Quicena, donde tampoco se actúa y que provoca no pocos problemas en episodios de fuertes lluvias.

Y ya de forma general, los responsables de los polígonos han planteado al ayuntamiento varios acuerdos. Creen que es necesario que el vial de Plhus acabe unido a la estación intermodal. Su propuesta es que llegue directamente al polígono Martínez de Velasco, a la calle Alcañiz y Badalona, y de ahí hasta la intermodal, uniendo de esa forma el centro de Huesca por una recta a Plhus. Por otro lado, consideran que la reapertura del cuartel Sancho Ramírez significa un punto de inflexión para la ciudad, por lo que resaltan la necesidad de hacer la Ronda Este, que sería la circunvalación que iría desde la rotonda del Polígono Sepes, saliendo hacia Barbastro, hasta la rotonda de la ermita de Salas, próxima al Palacio de Congresos. Con ello se evitaría que por la avenida de los danzantes circulasen 10.000 vehículos diarios, entre ellos camiones de mercancías peligrosas.

Los empresarios piden más hidrantes en sus zonas y que se dé nombre a las calles de los polígonos que todavía no los tienen.

wer
Comentarios