sociedad

Más de 3.500 juguetes en el rastrillo de Cáritas Huesca

Permanecerá abierto hasta el 25 de noviembre con juguetes a precios muy asequibles

Rastrillo de juguetes de Cáritas Huesca
Rastrillo de juguetes de Cáritas Huesca

Cáritas Diocesana de Huesca ha inaugurado su tradicional Rastrillo de Juguetes reciclados, en el local de la Peña Os Casaus de la calle Martínez de Velasco, con casi 4.000 artículos y con varias novedades referentes al tipo de enseres expuestos.

Este Rastrillo de Reciclaje cuenta con 3.500 juguetes de diferentes tipos como juegos de mesa, educativos, electrónicos, muñecas y peluches, puzles y libros, entre otros. Además como novedad este año se expondrán otros enseres como unos 80 muebles pequeños y grandes, artesanía ‘De corazón’, tanto de hogar como decoración, prendas de cuero y piel y ropa de hogar (sábanas, colchas, manteles, tapetes, ganchillos).

Todos los juguetes del Rastrillo son artículos de segunda mano, que se reciben a través de donaciones de particulares en la nave de Carinsertas, empresa de inserción de Cáritas, o en los contenedores dispuestos por la diócesis, que recoge esta misma entidad.

Los precios son muy asequibles, ya que se pueden conseguir desde uno hasta cuarenta euros, salvo algunas excepciones. La mayor parte de los artículos, especialmente los juguetes, se pueden adquirir por dos o tres euros, lo que permite que muchas familias puedan comprar un regalo para estas Navidades a sus hijos.

El local permanecerá abierto, hasta el 25 de noviembre, en horario de 10.00 a 13.00 y de 17.00 a 20.00 horas. La organización y la atención al público se está llevando a cabo por 9 personas que participan en los talleres de recuperación de Cáritas Huesca, acompañados por 35 personas voluntarias y trabajadoras.

Durante todo el año se pueden adquirir este tipo de artículo, fundamentalmente muebles, en el punto de venta permanente que tiene Cáritas Diocesana de Huesca en la tienda “Trobada Muebles y +”, sita en Ramón y Cajal, 25, bajo.

Taller de Recuperación de Juguetes

Desde que se recogen los juguetes hasta que llegan a la tienda, cada artículo pasa un proceso de triaje, restauración y limpieza, al mismo tiempo que las personas que trabajan con ellos se forman y reciclan gracias a este taller. Esta tarea logra transformar no solo los juguetes viejos en reciclados, sino también a todas las personas que los restauran con esfuerzo e ilusión.

El taller es un medio para enseñar responsabilidad y otras habilidades sociales. Por ello, estos juguetes tienen un doble valor, no sólo por su compromiso con el medioambiente, sino por la historia que hay detrás de cada una de las personas que los restauran.

Los objetivos del taller son afianzar y desarrollar competencias personales, sociales y profesionales; contribuir a la economía familiar y trabajar en el autoconocimiento y la identificación de fortalezas y debilidades de las personas que participan en él, a través del reciclaje de juguetes y otras actividades.

Comentarios