iglesia

Misas manteniendo las distancias y a un tercio de su aforo a partir del lunes en la Diócesis de Huesca

Se extremarán las precauciones sobre distancias, limpieza y desinfección. Tras la celebración del domingo 17, se hará una evaluación de la semana

Obispado de Huesca
La Iglesia, en sus celebraciones, también debe adaptarse a las normativas de la Fase I


La Diócesis de Huesca reabrirá sus templos a partir de la Fase 1 de desconfinamiento, adoptando una serie de medidas de prevención para garantizar la seguridad de sus fieles, como la reducción del aforo a un tercio, instalación de equipos de desinfección y distancia social. El obispo Julián Ruiz indica que será necesaria una evaluación continuada de las medidas.

Se establecerá el aforo máximo de los templos a un tercio en la primera fase, y a la mitad, en la segunda, así como la obligación de respetar la distancia de seguridad, salvando entre ellas 1,5 metros (a derecha e izquierda, por detrás y por delante).

El obispo prorroga la dispensa del precepto dominical, invitando a la lectura de la Palabra de Dios y a la oración en las casas. Pero para quienes vayan a misa, se recomienda acudir con mascarilla.

Las pilas de agua bendita continuarán vacías y las puertas de acceso a las iglesias estarán abiertas para la entrada a las celebraciones, evitando así que se toquen manillas o pomos. Los fieles también se encontrarán señalización sobre lo que se puede hacer y dónde se pueden colocar. En cuanto a las muestras de devoción y veneración de las imágenes, se invita a que se sustituyan por inclinación o reverencia.

Y ya, durante la celebración, se pide evitar los coros en la parroquia, no habrá hoja de cantos ni se distribuirán pliegos con las lecturas o cualquier otro objeto o papel.

Aparte del sacerdote, solo una persona podrá acceder como lector al ambón, el cestillo de la colecta no se pasará durante el ofertorio y se ofrecerá al final, el gesto de la paz puede suprimirse. El sacerdote celebrante desinfectará sus manos antes de repartir la comunión y al terminar. Se aconseja que la comunión sea en la mano y sin guantes.

Tras la celebración, el servicio de orden cuidará que la salida se haga de forma ordenada, evitando agrupaciones en la puerta y manipular manillas o pomos. Igualmente se procederá a la desinfección del templo, bancos y objetos litúrgicos.

No se acudirá a ninguna ermita o santuario. Las romerías se celebrarán en el templo parroquial, cumpliendo todos los requisitos establecidos en la celebración de la Eucaristía.

Las primeras comuniones y confirmaciones quedan fuera del periodo del confinamiento, y para los matrimonios se prevé que los anillos o las arras sean manipulados exclusivamente por los contrayentes, manteniendo la debida prudencia en la firma de contrayentes y testigos o en la entrega de documentos.

Habrá también que tomar muchas precauciones en la unción de enfermos. Y para los funerales se insisten en mantener la distancia de seguridad y evitar gestos que impliquen contacto personal.

También se recomienda que los sacerdotes mayores o que pertenezcan a algún grupo de riesgo no presidan la Eucaristía con fieles y si lo hacen, que no distribuyan la comunión.

Comentarios