PRIMAVERA

Nevada en Huesca hace 25 años en pleno veranillo de las lilas

Abril es un mes con muchos contrastes de sol, nieve y lluvia

Nieve
Hace 25 años Huesca capital se despertó con una nevada y frío como informaba el Diario del Alto Aragón

La primavera, en Huesca y provincia, siempre ha sido una estación esperada por su explosión de verdor, color y sonidos que están aletargados en invierno. Más horas de luz, mayencos, refranes, canciones...marcan algunos de los apartados de meses como abril. Un mes en el que puede nevar incluso en la capital de la provincia, como ocurrió hace 25 años el 25 de abril o tener temperatura de verano como ha ocurrido este 2018 superando los 25 grados.

La primavera, no llega de forma progresiva como ha ocurrido este año que hemos pasado de estar nevando a las camisetas de manga corta y volveremos a la chaqueta y paraguas durante los próximos días.

Los veranillos de abril, a diferencia de los de otoño, no estan ligados a ningún santo. Los de primavera hacen referencia al mundo vegetal y el llamado veranillo de las lilas, a partir del 20 provoca un fuerte impulso a la vida de las plantas.

Este año llevamos cierto retraso en la floración de algunos arboles y, por citar un ejemplo, los cerezos de Bolea que han explotado precisamente estos últimos días con todo su explendor.

En el Pirineo, en los últimos 25 años, se han registrado muchos contrastes. En Sallent de Gállego en 2011 no nevó ningún día, mientras que en 2012 fueron 14 jornadas en las que el blanco elemento se adueño de las calles de la localidad.

Comentarios