La tuberculosis es una enfermedad prevenible y curable si se diagnostica y trata adecuadamente

La tuberculosis es hoy una enfermedad prevenible, tratable y perfectamente curable, con un magnífico pronóstico si el tratamiento es llevado a cabo por expertos y siguiendo sus pautas. Así lo han ratificado, con motivo del Día Mundial de la Tuberculosis, el director general de Salud Pública del Gobierno de Aragón, Luis Gómez López, y los doctores Carlos Martín, director del Grupo de Genética de Micobacterias y profesor del Departamento de Microbiología, Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Zaragoza, y Salvador Bello, neumólogo y presidente de la Sociedad Aragonesa del Aparato Respiratorio (SAPAR), entidad filial de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR).

No obstante, la tuberculosis es un problema de salud pública, existiendo con niveles de endemicidad variable en todos los países del mundo, siendo en algunos de ellos la responsable de una elevada morbilidad y mortalidad. Actualmente se calcula que un tercio de la población mundial está infectada por alguna variedad de tuberculosis. Las proyecciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para el siglo XXI sugieren que el impacto de la tuberculosis seguirá incrementándose si no se establecen medidas de control apropiado en y entre todos los países. A este respecto, uno de los objetivos de la OMS para el año 2050 es reducir la incidencia global de la enfermedad tuberculosa a menos de un caso por cada millón de habitantes.

El director general de Salud Pública, Luis Gómez López, ha explicado que las principales medidas de prevención y control de la tuberculosis son "la detección precoz y el correcto tratamiento de los casos diagnosticados", y ha añadido que la situación en Aragón "no difiere esencialmente de la del conjunto de España, si bien las tasas medias registradas en nuestra región siempre han sido ligeramente superiores, ocupando una situación intermedia en el conjunto de comunidades autónomas, entre las que existen grandes diferencias". El pasado año se recibieron 218 declaraciones individualizadas de tuberculosis pulmonar en Aragón (44 declaraciones en la provincia de Huesca, 15 en la provincia de Teruel y 159 en la de Zaragoza), que suponen una tasa de incidencia de 18,97 casos por cada 100.000 habitantes (22,8 en Huesca, 11,4 en Teruel y 19.3 en Zaragoza). En el año 2003 se notificaron 14 brotes, 12 en Zaragoza y 2 en Teruel, que afectaron a 26 personas en total.

El doctor Salvador Bello ha explicado que "solamente aquellas personas que han desarrollado la enfermedad pueden transmitir el bacilo a otras personas y prácticamente de una única forma, la respiratoria, a través del aire". El doctor Salvador Bello ha recordado que el ser humano, aunque susceptible a la infección, "es resistente a la enfermedad, al contrario de lo que sucede en otras enfermedades infecciosas, y que la tuberculosis precisa generalmente de un contacto íntimo y prolongado en el tiempo para su contagio".

El doctor Carlos Martín, director del Grupo de Genética de Micobacterias de la Universidad de Zaragoza que lidera desde 1992 los estudios de Epidemiología Molecular de la Tuberculosis en coordinación con otros centros nacionales y europeos, ha destacado la importancia del estudio genético de las cepas de tuberculosis en el desarrollo de una potencial vacuna que ayude a frenar el avance de la infección en los países más afectados por esta enfermedad, y ha reconocido que "la vacuna existente en la actualidad, aunque de cierta utilidad, no sirve para frenar el avance la infección".

Desde enero de 1998 en nuestra Comunidad Autónoma se llevan a cabo los estudios de las cepas resistentes a fármacos, enviadas por los laboratorios de micobacterias del Sistema Nacional de Salud, y los datos de las cepas epidémicas son enviados al Instituto de Salud Carlos III. El doctor Carlos Martín ha matizado que el porcentaje de los casos multiresistentes es muy bajo en nuestro país, "alrededor de un 0'5%, cuando en los países más afectados se sitúan entre el 15 y el 18%". La principal causa de la multiresistencia de algunas cepas de tuberculosis estriba "en los tratamientos inadecuados que se aplican en países en vías de desarrollo, donde los problemas económicos no permiten la aplicación de terapias de varios fármacos combinados durante el tiempo necesario".

Comentarios