Una aragonesa muerta en el atentado

A las cuatro de la mañana la familia de María Luisa Polo Remartínez en Ateca (Zaragoza) se ha enterado de su muerte a causa de la onda expansiva de una de las bombas asesinas que ayer explotaron en un tren de cercanías en la estación de Atocha de Madrid.

María Ángeles todavía no se ha despertado de la pesadilla en la que siente cómo ha muerto la mitad de su ser. La onda expansiva de una de las explosiones de ayer en Madrid se ha llevado por delante la vida de su hermana gemela, María Luisa Polo Remartínez, natural de Ateca, aunque residente en el madrileño barrio de Aluche desde hacía 18 años. El recuerdo brota rápidamente a flor de piel al mencionar a su hermana: "Nos contábamos todo; ella era mi amiga, mi hermana, habíamos estado siempre juntas". ?Ella simplemente estaba en la estación, no tenía culpa de nada?, ha declarado a ARAGÓN PRESS la hermana de la fallecida. Al parecer, María Luisa no cogía habitualmente el tren para desplazarse a su centro de trabajo, en el que había vuelto a ser contratada hacía un mes. ?Ella no solía coger este tren, normalmente iba en autobús a trabajar?, ha asegurado María Ángeles. A las cuatro de la mañana se confirmaban las peores expectativas. Hacia Madrid se han desplazado tres personas para ayudar en los trámites de traslado del cadáver, puesto que la familia tiene la intención de que el sepelio se celebre en Ateca. A los asesinos, sean quienes sean, ?si quieren matar, que se maten ellos y no a inocentes?, ha aseverado María Luisa. Para ella, antes de terminar con la vida de otras personas, ?que los asesinos piensen, porque supongo que ellos tendrán conciencia y familia también?. María Ángeles ha definido a su hermana gemela como alegre y vital, una vitalidad que le robaron en un instante. "Para nuestro cumpleaños ella me decía que lo llevaba bien, que estaba contenta porque no se le daban los cincuenta años". La última imagen que tenía de ella fue la de la cena familiar de Navidad en Ateca, la última cena en familia con su marido e hija de 18 años.

Comentarios