Varios detenidos que se dedicaban al tráfico de drogas y al tráfico ilegal de extranjeros en Monzón.

Efectivos de la Guardia Civil han culminado en Monzón una operación que ha supuesto la detención de seis personas, cuatro de nacionalidad marroquí y otras dos española, vecinos de Monzón y Vencillón, como presuntos autores de un delito de tráfico de drogas, aprehendiéndoles 240 gramos de cocaína y 1310 de hachís, y de un delito contra el derecho a los ciudadanos extranjeros interviniendo fotocopias de pasaportes, documentos personales, ofertas de empleo y permisos de trabajo de 150 personas diferentes.

La operación que se efectúo entre los días 3 y 16 de marzo, resultó muy espectacular por el despliegue realizado por la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Barbastro y Monzón, en el casco antiguo de la localidad ribereña. Como consecuencia de la misma, se encontraron en un domicilio y un bar, sito en la calle Blas Sorribas, un total de 240 gramos de ?cocaína? en 2 piedras enrocadas y 52 dosis preparadas para su venta, 1.310 gramos de ?hachís? en envoltorios de 2, 5, 10, 25 y 100 gramos, igualmente preparados para su venta, varios fármacos empleados para efectuar el llamado ?corte? de la ?cocaína?, una báscula de precisión y 2.500 euros en billetes de 5, 20 y 50 euros.

Como consecuencia de las investigaciones, se tuvo conocimiento que esta familia, un matrimonio y sus dos hijos, también pudieran realizar actividades relacionadas con el tráfico ilegal de extranjeros, por este motivo, y en el mismo registro se encontraron documentos personales fotografías de tamaño carnet de ciudadanos marroquíes, ofertas de empleo y permisos de trabajo de mas de 150 personas diferentes de las que hubieran efectuado el trámite de documentos o finalizado su legalización en España con distintos resultados. Esta documentación llevó a la detención de dos españoles con domicilio en Monzón y Vencillón como presuntos autores de un delito cometido contra el Derecho de los Ciudadanos Extranjeros. El ? modus operandi? consistía en el pago de unos 7.000 euros a los detenidos para que éstos les arreglasen los papeles a ciudadanos marroquíes. Fundamentalmente, se producía una captación en Marruecos, posteriormente se obtenía una oferta de empleo, lo que permite conseguir el visado y, finalmente, se incorporaban o no al trabajo, ya que en muchas ocasiones el empresario desconocía dicha oferta de empleo.

Las diligencias, droga, efectos intervenidos y detenidos fueron puestos a disposición del Juez de Instrucción de Monzón, quien decretó el ingreso en prisión del matrimonio y uno de los hijos, mientras que el segundo, menor de edad, lo hizo en el Centro de Menores San Jorge de la DGA, quedando los ciudadanos españoles en libertad con cargos.

:

Comentarios