Despilfarran nuestro dinero

Luis Laiglesia

Tradicionalmente en este país nunca se han consensuado los grandes proyectos y se ha impuesto el criterio de un gobierno, en ocasiones la opinión personal de un ministro, sobre el resto de partidos y de la ciudadanía.

Por ello en estos momentos nos encontramos con un gobierno que debe enfrentarse a proyectos como el del trasvase o el aeropuerto Monflorite-Alcalá, con obras adjudicadas y cuya reorientación costará en uno y otro caso muchos cientos de miles de euros. Todo por no hacer las cosas como es debido.

En el caso del trasvase el gobierno decidió pasar por encima de quien fuera con tal de llevar el agua del Ebro al levante español sin contar con la opinión de los afectados, de la cuenca cedente, pero sin contar tampoco con la opinión del partido que está llamado a gobernar el país en los próximos cuatro años.

En el caso del aeropuerto Monflorite Alcalá nos encontramos con algo parecido. Nadie, ni siquiera algunos de los miembros del PP, estaban convencidos de la necesidad de un aeropuerto en Huesca con una instalación como la de Zaragoza a media hora, pero se decidió seguir adelante con el asunto. Las obras también están adjudicadas y ya veremos si la instalación aeroportuaria se hace al final.

Ahora el PSOE debe tomar la decisión de retrotraer al inicio los contratos del trasvase y ya veremos si también la del aeropuerto Monflorite-Alcalá, lo que nos costará, como decíamos, cientos de miles, quizá millones de euros de nuestros impuestos; esos que pagamos en todo lo que compramos y que nos descuentan de nuestro sueldo cada mes.

Por si quedan dudas por lo dicho me opongo al trasvase y a la política del hormigón en general, pero también considero que hay que diseñar un país sobre el consenso político y no sobre la imposición que permiten las mayorías absolutas mal gestionadas, algo de lo que algunos Ayuntamiento tampoco se libran; pero de eso hablaremos otro día.

Comentarios