4 nuevos vehículos en Huesca para el Servicio Unipersonal de Vigilancia de Autovías

2004030404 patrullalunipersonal.jpg

El servicio cuenta con 301 nuevos vehículos de vigilancia individual con tecnologías avanzadas. Entraba en servicio esta semana y s u objetivo es incrementar la presencia de los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil en las carreteras y en concreto en autovías . A la provincia de Huesca llegan 4 nuevas unidades.

Ha entrado en funcionamiento el nuevo Servicio Unipersonal de Vigilancia de Autovías (SUVA) que cuenta con 301 nuevos vehículos-patrulla para vigilancia con un solo agente, dotados de sistemas de grabación de imagen y sonido, así como terminales y cámaras fotográficas digitales. Estos vehículos facilitarán las tareas que realizan los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil en sus misiones de ayuda al conductor y vigilancia de la circulación.

Este servicio se implanta en todas las provincias en que la Dirección General de Tráfico tiene las competencias de vigilancia de la circulación, tras sendos programas piloto llevados a cabo en los subsectores de Toledo y Valladolid con óptimos resultados, y la formación específica de los agentes.

OBJETIVO

Incrementar la presencia de patrullas en carretera como medio demostrado de prevención de conductas antirreglamentarias y por tanto de disminución de los riesgos de accidente y para una mayor rapidez de respuesta.

PROCEDIMIENTO DE ACTUACIÓN

Los SUVA, por sus propias características, deben actuar de forma diferente a como lo hacen las patrullas tradicionales formadas por dos agentes. Así, cuando el vehículo policial esté circulando y deba proceder a parar a algún vehículo de usuarios de la vía actuará de la siguiente forma:

La orden de detención se dará situándose el vehículo policial detrás del vehículo a detener. Esta orden se manifestará, según establece el Reglamento de Circulación, activando la señal luminosa de vehículo policial y un dispositivo de luces rojas destellantes, y ordenando por megafonía la detención fuera de la calzada, en un lugar previamente seleccionado por el agente que garantice la seguridad.

Una vez detenido el vehículo, el policial se mantendrá detrás. Por megafonía se ordenará al conductor y demás ocupantes que permanezcan en sus asientos y no desciendan del mismo por razones de seguridad. En caso de que el agente estime necesario que descienda alguno, se lo ordenará expresamente.

La aproximación del agente al vehículo detenido se hará por su parte derecha, informando a continuación al conductor de la causa de la parada y solicitándole la documentación que proceda.

En caso necesario, mientras que el agente formula una denuncia o la comprobación de documentación requerida se situará en las inmediaciones del vehículo policial para poder atender las transmisiones.

La intervención finalizará facilitando la incorporación a la circulación del vehículo detenido.

Toda la actuación quedará registrada en vídeo.

Comentarios