Las aves más amenazadas mueren con más frecuencia que el resto en los tendidos eléctricos

2004030607 aves.jpg

Entre un 70 y un 80 por ciento de las muertes de aves en los tendidos eléctricos se producen por electrocución y el resto, por colisión. En el caso de las electrocuciones, el tamaño de las aves es determinante. Por eso, las aves de mayor tamaño, que suelen ser también las especies más amenazadas, son las que más mueren en los tendidos eléctricos.

Las electrocuciones de aves en los tendidos eléctricos se producen por el contacto entre dos conductores o un conductor y el poste de los tendidos. El tamaño de las aves es fundamental en este tipo de accidentes.

Para colmo, los tendidos más peligrosos para las aves son los denominados ?de distribución? o ?de tercera categoría?. Estos tendidos son los que se utilizan para llegar a pueblos pequeños o a granjas. Así, coincide que esos tendidos son precisamente los que atraviesan zonas rurales, en las que la concentración de aves suele ser mayor.

Los tendidos de alta tensión, contrariamente a lo que pudiera parecer, provocan menos muertes por electrocuciones.

Los remedios sólo reducen el peligro, pero no llegan a eliminarlo. Por eso, José María Canudo subraya que es esencial intentar evitar que los nuevos tendidos atraviesen zonas de concentración de aves. Además, para evitar colisiones, se están señalizando los conductores con balizas; y para reducir las electrocuciones, se aislan los conductores y se modifica la parte alta de los postes.

Algunas de las especies más amenazadas por los tendidos son el quebrantahuesos, el águila perdicera, el buitre y la avutarda. Precisamente, la Sociedad Española de Ornitología ha elegido la avutarda como Ave del Año 2004.

Carmelo Fernández, de la Sociedad Española de Ornitología, explica por qué está amenazada la avutarda.

Comentarios