El Siglo XXI es el de la Mujer, según las ponentes de una mesa redonda en Monzón

La principal conclusión de la mesa redonda celebrada bajo el título de ? Papel de la Mujer en el s.XXI?, en el marco de los actos del Día Internacional de la Mujer, fue que este siglo tiene que ser el de la Mujer, para continuar con la verdadera revolución del siglo XX que fue el camino hacia la igualdad con el hombre. Lali Mateo, concejala de la Mujer, considera, que esta mesa redonda, ha sido el colofón a los actos organizados en torno al Día 8 de Marzo.

En la mesa redonda, la moderadora, la periodista Maite Cortina, puso temas como la violencia de género, el trabajo invisible, el paro femenino o el avance social de la mujer a lo largo de los siglos. Montserrat Costa, ex diputada en las Cortes de Aragón, habló sobre el trabajo invisible y no remunerado que hacen las mujeres en el hogar, atendiendo a las mayores o en la educación de los hijos. He hizo un llamamiento para que las mujeres del Mundo hicieran huelga y los gobernantes comprobarán cuál es el trabajo invisible

La diputada en Cortes por el PP, Mari Paz Alquézar, incidió en su exposición en valorar lo que se había conseguido por parte de la mujer en los últimos años, reconociendo el trabajo realizado y el camino que falta, pero ahondando en aspectos como la incorporación al mundo laboral. Además, recordó algunas ayudas como para las mujeres con niños de menos de tres años de cien euros mensuales o las ayudas de natalidad, que da el ayuntamiento de Monzón desde hace varias legislaturas.

Mercedes Gallizo, ex diputada en el Congreso, ahondó en el papel de la mujer en la política en la que todavía queda mucho camino hasta la igualdad. Mercedes Gallizo puso el ejemplo del Congreso, dónde se había incrementado a lo largo de la legislatura el número de diputadas hasta el 30%, gracias a que diputados habían tenido que abandonar el escaño por distintas circunstancias. Habló, también, de la telebasura, los anticonceptivos y la escasa evolución ideológica.

Maria Victoria Broto, Directora General de Administración Educativa, basó su intervención en la educación como la base para llegar a la igualdad y, aunque reconoció que se había avanzado mucho en el campo, todavía queda mucho que recorrer en las vidas cotidianas de las personas, en aspectos de pareja tan habituales como ? te ayudo a lavar los platos?, expresión que habría que cambiar por? qué hacemos de comer?, por ejemplo. Asimismo, el acceso a la Universidad de las mujeres es mucho mayor, pero todavía no se traduce en cargos de responsabilidad o en la equiparación en lo que cobra una mujer cuándo accede a su primer trabajo o lo que cobra un hombre.

Comentarios