La iglesia de Morillo de Sampietro recupera su esplendor románico

2004031010 morillo.jpg

La iglesia románica de la localidad oscense de Morillo de Sampietro ha recuperado su esplendor, tras la consecución de sus trabajos de rehabilitación. La recuperación de este bien histórico-artístico, promovida por Caja Inmaculada con la colaboración de Prames, ha supuesto una inversión de 186.000 euros y seis meses de tareas de restauración.

El delegado de Patrimonio Cultural de la Diócesis de Barbastro-Monzón, Enrique Calvera; el director de la Obra Social y Cultural de la CAI, Francisco Río; y el gerente de Prames, Modesto Pascau, han participado hoy en la inauguración de la restauración de la iglesia románica de San Lorenzo de Morillo de Sampietro, en Huesca. La recuperación de este bien histórico artístico ha supuesto una inversión de 186.000 euros y se enmarca dentro del programa CAI de Naturaleza y Medio Ambiente emprendido por Caja Inmaculada a finales de 2002, con la colaboración de Prames, para dar a conocer, recuperar y conservar el patrimonio natural, artístico y cultural de Aragón. Dentro de este plan de actuaciones, que culminará en su primera fase en 2005, coincidiendo con el centenario de la caja, destacan también la colección "Rutas CAI por Aragón", la limpieza y mantenimiento de la red de senderos de Aragón y el programa escolar ?Montaña y Medio Ambiente?. UNA JOYA DEL ROMÁNICO Pese a su reducido tamaño, la iglesia parroquial de San Lorenzo de Morillo de Sampietro representa un enorme patrimonio histórico-artístico al ser una obra primitivamente románica que cobija en su interior un valioso legado pictórico de diversas épocas. El edificio es una construcción del siglo XII con reformas posteriores. Su torre data de principios de la Edad Moderna. Como es habitual en las pequeñas iglesias del románico, su estructura es de nave de cañón, culminada por un ábside semicircular y una bóveda de horno. La restauración, que se ha realizado en seis meses, ha permitido recuperar un conjunto de pinturas murales de época medieval de gran interés, no sólo por su valor intrínseco y antigüedad, sino también por conservarse `in situ´, en los muros del templo. Estas pinturas murales muestran dos iconografías distintas, una más puramente románica cercana en el tiempo a la construcción de la primitiva iglesia, y otra posterior, datable a inicios del siglo XIV, cuyo estilo se vincula al arte francogótico. Las pinturas permanecían casi ocultas, ya que las tapaba un retablo, ahora conservado en Boltaña, y además porque las modas estéticas de diversas épocas cubrieron con cal y yeso las pinturas medievales. De este modo, junto con la rehabilitación del edificio, tanto interna como externa, se ha procedido a restaurar unas pinturas que constituyen un referente del arte románico y gótico del Alto Aragón. Tanto el edificio como las pinturas se encontraban muy deteriorados, entre otras causas, por tener diversas vías de agua originadas por el mal estado de la cubierta. Junto con la iglesia de San Lorenzo de Morillo de Sampietro, Caja Inmaculada y Prames están terminando de restaurar, dentro del programa CAI Naturaleza y Medio Ambiente, la ermita de San Pedro de Camarillas, en Teruel, y la ermita de San Miguel de El Frago, en Zaragoza.

Comentarios