Otra primera piedra: CHA pone la suya a la autovía Huesca-Lleida

2004030202 chunta.jpg

Chunta Aragonesista ha colocado este martes otra primera piedra, casi a la misma hora en la que el Ministro de Fomento, Francisco Álvarez-Cascos, colocaba la que tenía que testimoniar el inicio de las obras del Aeropuerto Monflorite-Alcalá. CHA ha colocado la primera piedra simbólica pero de la autovía Huesca-Lleida, y de esta manera ha querido recordarle al ministro cuáles son, a juicio de esta formación, las verdaderas necesidades de los altoaragoneses.

Los candidatos de CHA al Congreso, Eduardo Pueyo y Merche García, acompañados por el Secretario Territorial de CHA, Salvador Ariste, y militantes de CHA han sido los encargados de colocar esta primera piedra, mediante la que la formación ha querido denunciar que el Partido Popular se olvida de las verdaderas necesidades de los altoaragoneses.

Para Eduardo Pueyo ?los proyectos fundamentales como serían las de la autovía Lleida-Huesca-Jaca, la carretera transpirenaica o el embalse de Montearagón esperan un impulso definitivo, mientras que el Partido Popular se dedica a colocar las primeras piedras del trasvase del Ebro o del aeropuerto Monflorite-Alcalá cuya viabilidad y urgencia está en entredicho?.

Para Pueyo, ?el acto de la primera piedra de la autovía Huesca-Lleida quiere dejar claro que para CHA esta es una obra prioritaria, ya que los 95 kilómetros que separan ambas capitales de provincia están plagados de ?puntos negros? con accidentes constantes y un número de víctimas insoportable.

?Además de acabar con los altos índices de acidentabilidad, la autovía Huesca-Lleida es un proyecto vital para el desarrollo y vertebración de todo el Altoaragón principalmente para las comarcas de la Plana de Uesca, Somontano, Sobrarbe, Ribagorza, Cinca Medio y La Litera?.

Para el candidato al Congreso, las políticas de ordenación del territorio son claves para el desarrollo socioeconómico de nuestro país, con el fin de atajar el desequilibrio demográfico, económico y social del Alto Aragón.

Comentarios