Los niños aragoneses sólo van al dentista cada dos años

Los resultados del estudio de salud dental llevado a cabo a través de la campaña del Dentibús desvelan que sólo el 60% de los niños aragoneses visita regularmente al dentista

La escasa regularidad en las revisiones bucodentales infantiles y la falta de incidencia en el cepillado diario son las principales conclusiones que se derivan del estudio realizado por la Fundación Dental Española y el Colegio Oficial de Odontólogos y Estomatólogos de Aragón tras la campaña del Dentibús.

Del medio millar de escolares de entre seis y doce años de edad que han pasado por la consulta del Dentibús, procedentes de Zaragoza, Huesca y Teruel, tan sólo el 60% visita regularmente a su dentista. El índice de frecuencia de asistencia al odontólogo es cada 1,8 años cuando lo correcto sería realizar, al menos, una visita estomatológica anual.

Según el estudio, los niños aragoneses se cepillan los dientes 1,2 veces al día frente a los tres cepillados diarios recomendados por los especialistas. El 42% de los escolares analizados consume golosinas (chicles, gominolas o regalices) todos los días y tan sólo un 2% utiliza seda o hilo dental en su higiene bucal como complemento a la pasta dentífrica.

Según la presidenta de los odontólogos y estomatólogos aragoneses, Carmen Mitjans, ?el miedo al dentista va desapareciendo poco a poco entre la población infantil y el índice de caries se reduce considerablemente entre quienes visitan regularmente a su dentista?.

En España el índice de caries por cada niño de entre seis y nueve años de edad es de 1,43, mientras que en Aragón este índice asciende a casi dos afecciones per capita en el mismo rango de edad.

Cuestionados acerca de su educación en el cepillado, el 60% afirma haber aprendido a lavarse los dientes con un profesional, el 20% gracias a sus padres y el 10% restante ha sido instruido en el colegio.

Comentarios