Cartas al director: Señores de IU: busquen sus propias contradicciones

Germán Sanromán Sesé, concejal del Ayuntamiento de Huesca

He estado meditando mucho el responder públicamente a su panfleto, publicado en forma de Cartas al Director el 17 de febrero. Y lo he estado pensando por dos motivos. Primero, porque ustedes, ante el rechazo que sufrieron de los ciudadanos durante las últimas elecciones, en las que los borraron del mapa, buscan un hueco en los medios de comunicación, aun a costa de calumniar e intentar buscar una cabeza de turco. Por ello, pensaba que contestarle era hacerles el juego político, para luego darles una excusa para replicar, volver a difamar, etc. Pero también he pensado que los lectores que no vieron el debate televisivo de Localia, que duró casi una hora, podrán tener una idea equivocada de lo que allí ocurrió. Allí debatimos varias personas sobre la gestión de los servicios públicos, si pública o privada, y el debate fue mucho más vivo y enriquecedor que el episodio que usted intenta manipular.

Mire usted, ya dije hace un tiempo en un Pleno Municipal que yo representaba la posición del Grupo Socialista en el Ayuntamiento de Huesca y no mi opinión personal. Quizá esto sea muy difícil de entender para usted, pues en su partido, a pesar de ser pocos, rompen enseguida la baraja si lo que plantean no es asumido por la mayoría.

Si pude hablar con la rotundidad que lo hice fue consecuencia de las muchas reuniones que durante estos días desde el Grupo Municipal Socialista hemos mantenido con todo tipo de colectivos. Y cuando se analizaron todas las circunstancias que han concurrido para que Huesca haya llegado a sufrir el problema del agua que tiñe, y las alternativas del Ayuntamiento para resolverlo, todos los colectivos y rodas las personas señalan ?eso no me lo habían dicho a mí?, o no conocían todos los extremos, para concluir que, por encima del modelo de gestión lo que quieren es un suministro de agua eficaz, sin restricciones, de calidad y con un precio público asequible para todos.

Por otro lado, voy a concluir como terminé mi intervención en el citado debate televisivo: ya me hubiera gustado que cuando el PP privatizó, mejor dicho, vendió a sus amigos, servicios tan básicos como Endesa o Telefónica, quienes ahora se rasgan las vestiduras hubieran apoyado las movilizaciones que entonces algunos encabezamos.

Espero que a partir de hoy me dejen en paz, que no personalicen los debates políticos. Y por cierto, si buscan contradicciones, no se vayan tan lejos: en su casa, a poco que se pregunte, las tienen a montones.

Comentarios