El concordato Iglesia-Estado impediría que Lérida utilizara la vía civil en el litigio de los bienes de la Franja

Según ese concordato que firmaron en su día el gobierno central y la Santa Sede, en un caso como el de los bienes de la franja, las partes pueden utilizar la vía eclesiástica o la civil, pero no las dos. La sentencia de un tribunal equivale a la del otro, y la utilización de una vía impide a posteriori echar mano de la otra.

Por ello la vía civil que pretende utilizar ahora la Diputación Provincial o el propio Obispado de Lérida, desde el punto de vista legal, está cerrada. Por otro lado, la titularidad de los bienes a la que apela el obispado ilerdense es sobre los que se ha pronunciado en la última sentencia la Santa Sede. En la mencionada sentencia se rechaza el recurso del obispado de Lérida en el que se decía que los bienes no estaban en depósito en el Museo Diocesano de Lérida, sino que habían sido adquiridos, bien a través de una compra, bien a través de un Canje. El vaticano ha vuelto a ratificar que la propiedad de los bienes es de las parroquias a las que pertenecieron en su día.

Según fuentes del Gobierno de Aragón al Obispado de Lérida no le queda otra salida que devolver lo que en su día salió de Aragón. Otra cosa es que el Ejecutivo Autónomo negocie con la Generalitat la exhibición de las obras en un proyecto en el que Cataluña, además, podría entrar a formar parte del mismo, pero siempre con las obras en Aragón, más concretamente en el Palacio Episcopal de Barbastro, cuyo recinto se remodelará próximamente.

Desde el Gobierno de Aragón y también desde el Obispado Barbastro-Monzón se pide que, de forma urgente, se reúna la comisión Mixta en la que están integradas todas las partes tuteladas por el Nuncio de su Santidad, para determinar qué piezas tienen que volver a Aragón y cuales no, en función de la titularidad de las mismas. Recordemos que esta comisión dejó de trabajar hace tres años por el recurso que precisamente presentó el Obispado de Lérida sobre la propiedad de los bienes emigrados.

Comentarios