Expansión hotelera en el Alto Aragón

2004022825 hotel.jpg

El Alto Aragón está viviendo una auténtica expansión hotelera. Este impulso ha hecho que por primera vez, grandes cadenas hoteleras se decidan a construir sus establecimientos en esta provincia y que surjan grandes establecimientos de cuatro estrellas. La inversión ha dejado ocho mil millones de pesetas en Sallent de Gállego en los últimos cinco años.

La aparición de hoteles de cuatro estrellas es un fenómeno nuevo en esta provincia. El presidente de la Asociación de Hostelería de Huesca se muestra optimista y asegura que es una oferta turística complementaria a los pequeños hoteles tradicionales.

Hasta ahora, las grandes cadenas hoteleras tenían poca presencia en esta provincia y se habían limitado a arrendar establecimientos. Sin embargo, ABBA Hoteles, Vincci y Barceló están invirtiendo ahora mismo 31 millones de euros para abrir hoteles de cuatro estrellas en Huesca, Formigal y Boltaña respectivamente.

Desde el sector hotelero, apuntan que el impulso de esta expansión hotelera puede deberse a las nuevas infraestructuras ferroviarias y carreteras y también al impulso del sector de la nieve. En Sallent de Gállego, en los últimos cinco años se han inaugurado once nuevos hoteles, cinco de ellos de cuatro estrellas.

Como retos, todavía hace falta asentar una oferta complementaria para hacer atractivas las estancias en el Alto Aragón fuera de temporada y en las largas noches de invierno. Además, Huesca no recibe todavía turistas de fuera del país.

En el verano de 2002, la candidatura de Jaca 2010 fue descartada, entre otros motivos, porque el jurado consideró que la infraestructura hotelera era insuficiente. Desde entonces, 11 establecimientos de hospedaje han vivido importantes reformas, que en algunos casos han llevado a un aumento de categoría. Además, se han inaugurado 16 nuevos establecimientos hoteleros y se espera la próxima inauguración de otros 3. En proyecto, está el complejo Resort en Panticosa y tres hoteles de cuatro estrellas en Formigal, Boltaña y Huesca.

Comentarios