Aprobado el reglamento de vertidos de aguas residuales a las redes municipales de alcantarillado

2004022625 alcantarillado.JPG

El Gobierno de Aragón ha aprobado el Reglamento de vertidos de aguas residuales a las redes municipales de alcantarillado. La nueva normativa, elaborada por el Instituto Aragonés del Agua, regulará los vertidos de aguas de naturaleza doméstica o industrial, que entran al alcantarillado de los núcleos urbanos, con el objetivo de mejorar la calidad de las aguas y el entorno medioambiental de los cauces, así como garantizar el correcto funcionamiento de las instalaciones de saneamiento y depuración.

Con la puesta en marcha de las actuaciones de saneamiento y depuración de aguas residuales incluidas en el Plan Aragonés de Saneamiento y Depuración, en la actualidad ya son más de 40 las depuradoras en funcionamiento, construcción o proyecto. El Reglamento aragonés será vigente en aquellos municipios que no tengan su propia normativa.

El Reglamento establece la necesidad de obtener una autorización de vertido, que en el caso de las aguas domésticas se concederá por resolución del órgano municipal o comarcal competente. En el caso de las aguas de origen industrial, la solicitud deberá de incluir las características del vertido (tales como volumen de agua diario y anual), declaración analítica de la contaminación presente, instalaciones de tratamiento de aguas residuales con que cuenta la industria e instalaciones de aforo de caudal y toma de muestras del vertido.

Esta autorización también será concedida por el órgano municipal o comarcal competente, si bien se podrán incluir en la misma condiciones restrictivas del vertido y necesidad de incluir tratamientos de depuración. Todos los titulares de usos industriales preexistentes deberán solicitar el preceptivo permiso en el plazo de un año desde la entrada en vigor del Reglamento.

Con carácter general, se prohíbe verter, directa o indirectamente, a la red de alcantarillado aguas residuales o cualquier otro tipo de residuos sólidos, líquidos o gaseosos que, en razón de su naturaleza, propiedades o cantidad, causen o puedan causar, por sí solos o por interacción con otras sustancias, daños, peligros o inconvenientes en las infraestructuras de saneamiento y que impidan o dificulten el acceso y/o la labor del personal encargado de las instalaciones, perjudiquen a otras personas o menoscaben la calidad ambiental. Específicamente, queda prohibido verter cualquiera de los siguientes productos:

-Disolventes o líquidos orgánicos inmiscibles en agua, combustibles o inflamables.

-Productos a base de alquitrán o residuos alquitranados.

-Sólidos, líquidos, gases o vapores que, en razón de su naturaleza o cantidad, sean susceptibles de dar lugar, por si mismos o en presencia de otras sustancias, a mezclas inflamables o explosivas.

-Materias colorantes no eliminables por los sistemas de depuración.

-Residuos sólidos o viscosos que provoquen obstrucciones en el flujo de la red de alcantarillado o colectores o que puedan interferir en el transporte de las aguas residuales. -Gases o vapores combustibles, inflamables, explosivos o tóxicos procedentes de motores de explosión.

-Humos procedentes de aparatos extractores, de industrias, explotaciones o servicios.

-Residuos industriales o comerciales que, por su concentración o características tóxicas y peligrosas, requieran un tratamiento específico.

-Sustancias que puedan producir gases o vapores en la atmósfera de la red de alcantarillado.

-Diluir las aguas residuales con la finalidad de satisfacer el cumplimiento de las anteriores limitaciones.

El Reglamento establece una serie de infracciones a los conceptos en él establecidos, así como una graduación de las mismas. Las infracciones leves conllevarán una multa de hasta 6.010,12 ?, mientras que las muy graves podrán alcanzar los 150.253,03 . Las competencias para sancionar recaen en el director del Instituto Aragonés del Agua en el caso de las infracciones leves, el consejero de Medio Ambiente en el caso de las infracciones graves, y por el Gobierno de Aragón en el caso de las infracciones muy graves.

Comentarios