Almunia explica en las Cortes los motivos de ubicar los exámenes extraordinarios en Junio

La consejera de Educación, Cultura y Deporte, Eva Almunia, ha comparecido este miércoles en la Comisión de Educación de las Cortes de Aragón para explicar los motivos pedagógicos que han llevado a su Departamento a ubicar las pruebas extraordinarias de manera transitoria a finales del mes de junio. La consejera de Educación ha asegurado en su comparecencia que el debate sobre la ubicación de los exámenes es un debate falso y que lo realmente importante es la inconveniencia de esas pruebas.

Eva Almunia ha recordado, en primer lugar, que "el debate entre junio y septiembre es un debate falso, ya que el verdadero problema es la inoportunidad e inconveniencia de realizar pruebas extraordinarias de final de curso que revelan un concepto educativo trasnochado e incompetente". Además, ha añadido que el Gobierno del PP "ha hurtado a la sociedad y a la comunidad educativa la posibilidad de llevar a cabo el verdadero debate, el de la evaluación, auténtica piedra angular del modelo de educación que se quiere implantar".

La titular de Educación ha explicado en la cámara parlamentaria que, en Aragón, la decisión de ubicar las pruebas de final de curso en junio, tras la finalización de las actividades lectivas, se ha tomado después de escuchar a los distintos sectores de la comunidad educativa y basándose en criterios pedagógicos.

De esta manera, los exámenes de final de curso pueden incardinarse en el proceso de evaluación continua, se garantiza el necesario periodo de descanso de los alumnos así como la igualdad de oportunidades para todos ellos. Además, entre otros muchos motivos, se realizarán con los mismos profesores que hayan tenido durante el curso y con el mismo equipo de evaluación, que podrá asesorar y ayudar al alumnado con áreas o materias pendientes.

Entre otras medidas, los Equipos Directivos, con el asesoramiento de la Comisión de Coordinación Pedagógica, establecerán las acciones necesarias de atención al alumnado mediante grupos de apoyo y recuperación por áreas, adecuando las actividades programadas a los objetivos, contenidos y criterios de evaluación mínimos para la superación de la prueba extraordinaria de final de curso.

La medida es, sin embargo, transitoria ya que se está a la espera de estudiar las conclusiones del debate sobre tiempos y espacio escolares que tendrá lugar en el seno del Consejo Escolar de Aragón a lo largo del segundo trimestre.

Esa transitoriedad viene marcada también por la anticipación que impone la LOCE a la hora de establecer las pruebas extraordinarias, adelantando su implantación al presente curso 2003-2004, sin que todavía se conozcan el conjunto de medidas que desarrollan la Ley de Pilar del Castillo. Una anticipación incoherente ya que se evalúa con criterios pensados para enseñanzas LOCE a alumnos que están cursando enseñanzas LOGSE.

Comentarios