El ayuntamiento de Monzón realizará una auditoria de sus puestos de trabajo, que será la base de futuros acuerdos colectivos

El pleno de Monzón ratificó el Convenio Colectivo y Pacto Personal hasta el 2005 con la abstención del PP, ya que consideraba que no había rigor presupuestario y rompía la recomendación del déficit cero, según ha explicado Nicolás Fortuño portavoz del PP.

El alcalde de Monzón, Fernando Heras, ha valorado muy positivamente el acuerdo por este período de tiempo y negado que los incrementos pactados del 0,5 % y 0,75% para paliar el descenso en el poder adquisitivo de los trabajadores, fijado, por éstos últimos, en un 7,5% en los últimos años, hipotecarán las arcas. Además, anunció que se iba a hacer una valoración de los puestos de trabajo que dejará establecido funciones y tareas de cada uno de los empleados del ayuntamiento, que servirá de base para próximos acuerdos colectivos.

La sesión extraordinaria aprobó inicialmente el convenio con Hinaco y la correspondiente modificación del Plan Parcial en la Jacilla, sin debate y con la abstención del PP. José Luis Escutia, tras la sesión justificó el silencio de su grupo, en el sentido que ven muchos errores y van a presentar alegaciones para corregirlos y que si no se subsanan, adoptarán otras medidas.

La concejal de Urbanismo, Elisa Sanjuán, señaló que el acuerdo con Hinaco sobre el edificio que se va a levantar en el entorno del Conservatorio es el mejor posible dentro de las opciones que daban, tras no poder evitar su construcción, ya que se baja una planta que parece que sean dos puesto que se actúa también en los bajos, se crean cincuenta plazas de garaje en una zona que demanda aparcamientos y se mantiene la zona verde pública. Ahora sólo queda el visto bueno jurídico de la DGA. Elisa sanjuán

Se aprobaron los proyectos de urbanización de las calles Macelo y Corta, donde el PP criticó el cambio de técnico habido, Blas Sorribas, La Ceca y la Sosa y se apoyo la solicitud del ayuntamiento de Almacellas hacia la construcción del aeropuerto de Lleida en su localidad, añadiendo sólo la coletilla que no supusiera merma con respecto al de Huesca. Otras dos solicitudes quedaron en la mesa para perfilar el acuerdo definitivo.

Comentarios