Cartas al director: Donde dije digo diga Diego

Trini Rincón. Responsable de política municipal de IU de Huesca

Los debates son necesarios. Sin ir más lejos el debate que el pasado miércoles se produjo en Localia a propósito de la privatización del agua fue muy clarificador en todos los aspectos. En un principio pensé que sería aburrido porque los participantes eran todos ellos del ámbito de la izquierda, y temí que la ausencia del PP lo hiciese monocromo. Pues no. Me equivoqué. Los representantes del PSOE dejaron en muy buen lugar las tesis del PP y no hizo falta su presencia para nada. De hecho, sus argumentos fueron una réplica de los que el PP empleó en Zaragoza no hace mucho, cuando gobernaban, e intentó privatizar el agua. En algunos casos emplearon las mismas palabras. Lamentable. Y todo esto a escasos meses de unas elecciones generales donde la ciudadanía progresista oye con preocupación como el PSOE dice lo mismo que el PP. Pero ¿hará lo mismo? Porque el PP en Zaragoza, ante la movilización ciudadana contra la privatización plegó las velas y lo dejó funcionando como servicio público. ¿Tendrá la misma sensibilidad social el PSOE en Huesca? ¿O irá más allá que el mismo PP e ignorarán la demanda ciudadana? El tiempo lo dirá.

Pero el debate nos abrió la mente a muchas más cosas, en concreto a conocer el tremendo papelón que está teniendo que hacer el Sr. Sanromán, hasta hace muy poco tiempo máximo responsable provincial de UGT y ahora concejal del PSOE. El mismo que aún no hace un año dijo que mientras que el PSOE gobernase no se privatizaría ningún servicio público es al que encomiendan la labor de defender la privatización. Y claro, la reflexión viene enseguida ¿qué tienen los sillones del poder que llevan a estos cambios de opinión tan repentinos? ¿Por qué atrapa en sus redes a personas que hasta ahora tenía un recta trayectoria? ¿Qué ofrece un sillón de concejal que el resto de mortales desconocemos? Porque la explicación tiene que ser esa. Dar cualquier otra sería dudar de la persona y eso no se puede hacer.

Es más, llegó incluso a decir que a la UGT se la ha manipulado y que no piensa lo mismo que la plataforma ciudadana contra la privatización de la que forma parte. Claro que inmediatamente pudimos ver unas declaraciones del secretario provincial de UGT diciendo todo lo contrario. Fue lamentable. ¿Qué pensarán los cientos de afiliados al sindicato que vieron el debate? Pero no sobre esto en concreto sino sobre la izquierda en general y su voto para las próximas elecciones. Porque quedó claro que se hablaba en nombre del PSOE y no del sindicato a favor de la privatización del agua. Lo mismo que hace unos meses pero diciendo lo contrario (en campaña claro). ¿Tiene el mismo valor la palabra y el compromiso electoral del resto de sus compañeros de partido de cara a las generales? ¿Qué pensará el sr. Morlán? ¿Y Zapatero, cumplirá de la misma manera?

Comentarios