Juan José Omella: “Esperamos tener pronto en casa las piezas eclesiásticas pertenecientes a la diócesis Barbastro-Monzón”

2004021717 omella.JPG

El obispo de la diócesis Barbastro-Monzón, Juan José Omella, ha manifestado su alegría al conocer la noticia de que el Vaticano ha rechazado el último recurso presentado por el obispado de Lérida contra la orden de la Santa Sede de devolver las obras de arte pertenecientes a las parroquias aragonesas. Ahora sólo queda esperar a que el Nuncio convoque de nuevo a la comisión de expertos de ambas diócesis con el objetivo de clasificar las piezas y determinar cuáles pertenecen a la diócesis Barbastro-Monzón.

?Era de esperar esta noticia que, sin duda, supone una alegría para la diócesis?, ha señalado Juan José Omella, quien se ha mostrado satisfecho con la resolución que ha tomado el Vaticano, a favor de que el patrimonio eclesiástico regrese a las parroquias aragonesas.

A partir de esta decisión, el Nuncio debe convocar de nuevo a la comisión de expertos de ambas diócesis con el objetivo de reanudar los trabajos iniciados hace dos años para identificar casi un centenar de piezas y determinar a quien pertenecen.

Patrimonio eclesiático que abarca un centenar de piezas histórico-artísticas pertenecientes a diferentes épocas y estilos. La más antigua data de mediados del siglo XII. El trabajo ahora se centra en clasificar estas obras de arte que, según explica el obispo de la diócesis, ?algunas están claras, aunque otras presentan serias dudas que habrá que estudiar a fondo?.

La respuesta oficial ha llegado un año y medio después de la solicitud presentada por el obispo de Lérida, en agosto de 2002, a través de la vía eclesiástica con objeto de reiniciar el decreto firmado por la Nunciatura de la Santa Sede en España (1998) por el que se ordena la devolución de bienes a la Diócesis de Barbastro-Monzón, depositados en la diócesis de Lérida. Monseñor Ciuraneta reaccionó así tras recibir el decreto del Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica que el 27 de junio de 2002 comunicó a los dos prelados la decisión de rechazar una restitución ?in íntegris? solicitada desde el obispado de Lérida, que ratificaba el decreto único de la Nunciatura, según el cual las piezas de las parroquias aragonesas que pertenecieron al obispado de Lérida están depositadas allí ?en calidad de depósito? y por tanto, deben devolverse cuando sus legítimos dueños las reclamen.

En la historia de este largo litigio entre las diócesis es la tercera vez que la Santa Sede rechaza demandas presentadas desde el Obispado de Lérida que ya ha agotado todas las vías eclesiásticas posibles, incluso el denominado ?recurso de gracia?. La primera vez fue el 23 de abril de 2001 cuando no se admitió a trámite el recurso presentado contra el decreto del Nuncio. Según informa el diario ?El Segre?, la Secretaría de Estado señala que el asunto debe resolverse a través una comisión de que establezca la propiedad de los bienes, según ordena el único decreto del 29 de junio de 1998.

La diócesis de Lérida, mediante un comunicado emitido por el Obispado, señala que ?de conformidad con lo que establece el Código de Derecho Canónico y la legislación vigente, actuará en consecuencia para la defensa de su patrimonio, siempre en busca de la justicia debida?.

Enrique Calvera, delegado de patrimonio de la diócesis Barbastro-Monzón, considera también que ?es una buena noticia y ratifica las tesis que hemos defendido desde el principio porque no podía ser de otra manera. Creo que lo más razonable sería terminar aquí sin necesidad de que se alargue más este litigio que solo concierne a las diócesis y en este sentido, la Santa Sede se ha mantenido firme en su decisión. Una vez agotadas las posibilidades por la vía canónica, en el obispado de Lérida pueden tener la conciencia muy tranquila porque han luchado hasta el final por el cauce eclesiástico y no sería bueno que se salieran de esta vía?.

Comentarios