Guarderías para asegurar la permanencia en los pueblos

2004020202 almuniza zrula.jpg

La consejera de Educación del Gobierno de Aragón, Eva Almunia, inauguraba este lunes la nueva guardería de la localidad monegrina de Frula, que atiende a nueve niños de entre uno y tres años. El acto se enmarcaba dentro de la visita que Almunia giraba a tres localidades monegrinas, San Lorenzo del Flumen, Frula y Robres para visitar sus respectivos centros escolares y detectar necesidades.

La consejera se comprometía con el presidente de la comarca de Los Monegros, Manuel Conte, a elaborar un convenio mediante el que el Gobierno de Aragón asumiría el pago de los salarios de los trabajadores de las guarderías, en estos momentos, a cargo de la administración comarcal. Almunia calificaba la inauguración del centro frulino de muy importante, ya que el ejecutivo autónomo aborda la escolarización temprana desde el punto de vista de la conciliación de la vida familiar y laboral, pero no sólo en plan asistencial, sino también educacional. En cuanto a la ausencia de la guardería de Sariñena de la red comarcal, comentaba que es el ayuntamiento quien toma la decisión. En su opinión, estar en esta red comarcal de guarderías es importante para cualquier municipio de la comarca por las prestaciones y por las condiciones de precios establecidos en función de la renta.

Manuel Conte subrayaba que la inauguración de una guardería en un pueblo como Frula es simbólico en Monegros, una comarca con 7h/kms2, sobre todo si se tiene en cuenta que el papel de la mujer es determinante para fijar población en el medio rural, ya que son ellas las que deciden donde se fija la residencia familiar.

Con la creación de la red de guarderías de la comarca, se ha incrementado el servicio y se han elaborado unas directrices para unificar criterios pedagógicos y metodologías de trabajo. La filosofía de trabajo de la comarca en este ámbito es que las guarderías no son un almacén de niños, sino un lugar donde comenzar a educarlos?. Por eso se considera fundamental, por un lado, la formación continua del personal, a quienes se impartirán como mínimo dos cursos de reciclaje al año; y, por otro, la estimulación constante de los niños.

La novedad con respecto al servicio es que las guarderías permanecerán abiertas todo el año, a excepción del mes de agosto de vacaciones. Se llevarán a cabo revisiones trimestrales; y se mantendrá una evaluación continua del comportamiento y adaptación del niño. Toda la información sobre los progresos de los pequeños se recogerán en un informe que será entregado a los padres. La comarca se encarga de la financiación del servicio, haciéndose cargo tanto del salario de las educadoras como del material fungible requerido para realizar las actividades.

Comentarios