Los profesores del Ramón y Cajal protagonizan un nuevo encierro

Varios profesores del Instituto Ramón y Cajal de la capital oscense han llevado a cabo en las últimas horas un nuevo encierro para protestar contra el recorte de plazas de docentes en el centro. Los profesores han pasado la noche en el interior del eficio para mostrar su desacuerdo con la amortización aprobada y ratificada hace unos días por la Mesa Sectorial de Educación del Gobierno de Aragón, mediante la que se vana suprimir tres plazas de profesorado del Instituto.

Esta es la forma en la que el claustro de profesores del IES Ramón y Cajal quiere informar a la opinión pública así como mostrar su disconformidad y malestar por esta decisión tomada por los sindicatos y Educación semanas atrás.

Miguel Escartín, profesor del centro, explica que con esta medida se pierden 3 plazas orgánicas, es decir, se pierde la existencia de estas 3 plazas en el centro, que no obligatoriamente significa que estos profesores vayan a ir directamente al paro.

Por otro lado, los docentes del Instituto anuncian más movilizaciones. Dicen que se van a poner en contacto con padres, alumnos y sindicatos para explicar su situación. Por cierto, que las plazas desparecidas son las de las asignaturas de Francés, Lengua y Matemáticas.

La mesa sectorial de la enseñanza, que se reunió para la negociación el pasado 22 de enero, confirmó los peores augurios para este centro, aseguran los profesores. La Administración educativa, con la firma global de tres sindicatos, dio por buenas las propuestas de amortización de las plazas de estas tres asignaturas de la anterior mesa técnica.

Ante esta decisión, el colectivo de profesores está en total desacuerdo, por ello el Claustro de profesores del jueves 29 de enero proponía continuar con las movilizaciones de las semanas anteriores. De esta manera en la madrugada de hoy se ha llevado a cabo un encierro de profesores que comenzaba a las 22.30 horas de ayer martes. El profesorado afirma que esta es la forma de solicitar la solidaridad de la comunidad educativa (padres y alumnos), y, de cara a la continuación del curso, plantear la posibilidad de no colaborar con programas de instancias administrativas que supongan dedicaciones extraordinarias nunca pagadas ni reconocidas.

Los profesores del Ramón y Cajal también piden a los sindicatos, incluidos los que firmaron de forma global, ?su apoyo y solidaridad para intentar que la Administración rectifique en el caso de plazas concretas de nuestro centro para las que no está justificada la amortización?.

Comentarios