Cartas al director: Las consecuencias de los pactos de Zapatero

Ángel Pintado Barbanoj

Candidato al Congreso de los Diputados por el PP Huesca

Los encuentros de Carod y ERC con ETA, o con su brazo político HB, ni son una novedad ni es la primera vez que se producen. Desgraciadamente, no estamos ante un hecho aislado. Carod-Rovira ni es incompetente ni es torpe como algunos están intentando decir. Carod-Rovira ya había estado negociando con Batasuna y hablando con un partido ilegalizado, enseñando cuál es su estrategia política, las tendencias y las ideas de ERC, y a pesar de ello se constituyó el tripartito con la aquiescencia de Zapatero. El propio Benach, Presidente del Parlamento Catalán, recibió en la Generalitat a los familiares de los terroristas hace pocos días.

No estamos ante un error de una persona, sino ante la estrategia de un partido independentista, que busca que Cataluña se convierta en un nuevo santuario de ETA. Zapatero sabía cuál era y cuál es la ideología de ERC antes de firmar el acuerdo con el tripartito y asomarse al balcón de la Generalitat abrazado a Carod y Maragall. El PSOE conocía anteriores reuniones de Carod-Rovira con el brazo político de ETA, con un partido ilegalizado. A pesar de ello, prefirió firmar un pacto anti-PP.

El problema no es Carod-Rovira o su cese, sino con quién pacta el PSOE. Los aliados políticos de Zapatero son ERC, dispuesta a pactar con ETA para que Cataluña se convierta en un santuario de ETA, e IU que defiende el estatus político de Carod y el plan Ibarretxe. Zapatero es débil y está maniatado por renunciar a los principios que antes tuvo el PSOE en aspectos como la cohesión y la solidaridad territorial de España. Estas son las consecuencias de pactar con este tipo de partidos. Además, el lunes, Anasagasti no tuvo problemas en apoyar las negociaciones de ERC con ETA.

Cuando Carod se reunió con ETA, según los medios de comunicación, era el presidente de la Generalitat en funciones. Zapatero no puede esconderse. Él dio el visto bueno al acuerdo de Maragall con Carod-Rovira y ahora tiene que ser el que asuma la responsabilidad.

El lunes comprobamos la inconsistencia de Zapatero, quien, ante un asunto tan grave como es la negociación de un socio político con la banda terrorista ETA, cambió varias veces de opinión. Mostró su debilidad, su falta de liderazgo, su confusión, y reflejó una grave falta de liderazgo en el partido como cuando Odon Elorza se negó a acompañarle en San Sebastián en una manifestación contra el Plan Ibarretxe.

El PSOE tiene que dar explicaciones sobre este asunto. ¿Dónde están las responsabilidades políticas? El PSOE debe explicar por qué a estas alturas mantiene el acuerdo político de gobierno en Cataluña con ERC.

El señor Carod-Rovira debe dar toda la información que tenga y los nombres de las personas de ETA con las que se haya reunido, el lugar, el sitio, y los contactos a los cuerpos de seguridad del Estado, porque esto es una obligación para la lucha contra el terrorismo.

El caos interno del PSOE, el enfrentamiento entre notables, varones, y miembros de la Ejecutiva se hace cada día más patente. Es un caos. ¿Dónde está la estabilidad del PSOE? ¿Cómo puede decir Zapatero que, en estos momentos, ellos garantizan la estabilidad para España?

Zapatero no puede esconderse y decir que: "Todo lo que afecte al Gobierno de Cataluña es algo que compete al presidente de la Generalitat, Pascual Maragall". Con su respaldo a Carod-Rovira y con su silencio, Maragall está apoyando las conversaciones del conseller en cap con la banda terrorista ETA.

Comentarios