El esquí de fondo se reúne en Beret en su fiesta anual nórdica

Con el inicio de febrero llega una de las clásicas de la temporada. La Marcha Beret, la primera manifestación de esquí de fondo que se realiza en el estado, se disputará este domingo. La Marcha se reanuda tras una obligada suspensión el invierno pasado, cuando un temporal de nieve se abatió sobre Baqueira Beret, y lo hace respetando incluso la periodicidad y para no perder el hilo de su ya nutrida historia.

La carrera se ha bautizado así como II 26ª Marcha Beret. 2003 ha sido el único año en que se ha debido suspender la prueba desde su creación en 1978. Más que una competición, la Marcha Beret es un encuentro de fondistas para dar fe de la belleza de esta modalidad y para arrastrar nuevos adeptos al esquí nórdico.

Con los años se han ido consiguiendo los objetivos, y desde unas decenas de participantes a finales de los años 70 se ha pasado ya a cerca de dos millares de esquiadores, una cifra considerable en un país masivamente volcado al esquí alpino y en el que el fondo aún es una disciplina poco conocida y extendida.

Como todas las carreras masivas semejantes ?los maratones populares son un ejemplo? junto al mar de participantes anónimos salen corredores de alto nivel que disputan su propia carrera en los puestos de honor de la clasificación.

La Marcha Beret es indisociable de su escenario, el Pla de Beret, uno de los mejores lugares del Pirineo para practicar el esquí nórdico por su amplitud, su nieve y sus posibles variantes de trazado.

Como es habitual, este año se correrán las tres distancias oficiales: 30 kms., 20 kms. y 10 kms. La prueba reina es la elegida por los fondistas expertos, entre los que cada año participan miembros del equipo nacional. La de 10 kms. se conoce también como 'miniberet' y está pensada principalmente para cadetes.

El circuito, con tramos comunes y extensiones según las distancias, tiene todo lo que debe tener una carrera de esquí de fondo. Terreno llano, subida, bajada y virajes en los bucles marcados en el Pla de Beret. El tramo de Montgarri ?el pueblo abandonado que está junto a las pistas de Baqueira? es el más atractivo de la carrera, aunque diversos años ha debido ser anulado por exceso o por falta de nieve, al ser un lugar poco accesible, más aún en una carrera de estas características que reúne a centenares de participantes.

En 2003, cuando la carrera debió suspenderse 24 horas antes ante la imposibilidad de acondicionar el circuito tras una intensa nevada, ya se habían inscrito 1.700 participantes. Es lógico pues el optimismo de los organizadores ?encabezados por Pep Padró? para la edición de este invierno. El próximo objetivo es alcanzar la mágica cifra de 2.000 esquiadores, aunque este número de participantes exigiría un aumento en toda la logística de la carrera ?avituallamiento, enceraje de esquís, dorsales, cronometraje, transportes? una labor ya de por sí muy complicada.

La Marcha Beret estrena este año una novedad tecnológica importante. Por primera vez los tiempos de los esquiadores se tomarán mediante un 'chip' que cada participante llevará en las botas. Es un innovador sistema de cronometraje desarrollado por ChampionChip y que ya se usa habitualmente en muchas carreras atléticas populares con gran número de participantes. Este sistema, ya ampliamente probado, permite obtener los tiempos de una forma más precisa y sencilla, y poder elaborar casi inmediatamente las clasificaciones de llegada

La Federació Catalana d'Esports d'Hivern y su comite organizador son los grandes soportes de la Marcha Beret, aunque es una prueba en la que se vuelca toda la Vall d'Aran y en particular la estación de Baqueira Beret que la considera una de las citas importantes de la temporada.

En una prueba que requiere un gran despliege de personal y medios, es destacable tambien el papel del Conselh Generau de la Val d?Aran y del Ajuntament de Naut Aran. Asimismo de sus patrocinadores: Banc de Sabadell, Isostar, Aigua de Veri, Ara Lleida, Buff, Salomon y la revista especializada Cross Country.

Comentarios