Quejas de Riegos del Alto Aragón por el retraso en sus temas de interés

Riegos del Alto Aragón ha celebrado Asamblea General, marcada por la incertidumbre y el retraso en los temas de su interés. La modernización de regadíos, el estado de las redes eléctricas en cuanto a su falta de capacidad de transporte o su inexistencia en el caso de Monegros II, el incremento del volumen de agua regulada a disposición del Sistema, el avance de proyectos concretos y necesarios como la modernización del Canal de Terreu o la mejora de la gestión del conjunto Mediano-El Grado-Canal del Cinca; han sido los temas abordados a lo largo de la Asamblea General de Riegos del Alto Aragón.

Esto temas ya se habían hecho llegar al conjunto de los usuarios en las reuniones informativas que tuvieron lugar en Villanueva de Sijena, Grañén y Peñalba, y que durante la segunda quincena del mes de enero contaron con amplia participación del sector con más de 500 personas a lo largo de las tres jornadas.

Tanto en las reuniones informativas, como hoy a lo largo de la Asamblea General, los usuarios a título individual así como la Asamblea General han mostrado su apoyo a la gestión desarrollada por la Junta de Gobierno de Riegos del Alto Aragón, pese a las dificultades y demoras en la práctica totalidad de temas que les afectan.

El conjunto de la Asamblea ha decidido recalcar el malestar general por el retraso en el cumplimiento de parte de las promesas hechas al sector en cuanto a los planes de modernización de regadíos, y sobre todo por no haber recibido por parte de la Administración Estatal una respuesta satisfactoria sobre la financiación de las obras de modernización.

Así mismo se ha dado cuenta del ya conocido hecho de inminente inicio de 27.000 nuevas hectáreas en Monegros II, todas ellas de pleno derecho, las cuales superan la capacidad de suministro de agua en condiciones de garantía. Con estas nuevas incorporaciones, el Sistema entra en una fase preocupante si no se palía este problema con la agilización de las obras de regulación. En este sentido la Asamblea se ha manifestado apoyando incondicionalmente el cumplimiento de las obras pendientes en el Sistema, en especial Biscarrués y la necesidad de no conducir al conjunto de explotaciones a un estado insostenible. Ha marcado, así mismo, el año 2004 como crucial para conocer los plazos exactos de estas obras y no descarta emprender acciones al respecto,

Se cierra por tanto un ejercicio, refrendado por la Asamblea, en el cual el colectivo regante se siente preocupado y sometido a una demora que hace cada vez más compleja la sostenibilidad del medio rural.

Comentarios