Nuevos apoyos para la Travesía Central de los Pirineos

Al otro lado de los Pirineos, en la vecina región francesa del Béarn, encontramos, tanto grupos a favor como en contra de la Travesía Central de los Pirineos, que en España se ha simplificado denominado el ?túnel del Vignemale?. Uno de los últimos en pronunciarse ha sido el Comité de promoción de esta travesía. Su presidente, Michel Marchal ha asegurado que la demanda de transporte a través de los Pirineos se duplicará de aquí al año 2020.

En su opinión, el efecto de ?filtro? hará que el flujo carretero explote en todos los puntos de paso de la cadena montañosa. Además, encontramos Biriatou y Le Perthus, que ya están sobresaturados. De ahí la necesidad de esta obra.

Michel Marchal hablaba en términos apenas diferentes de los que utilizaron Antonio Sierra Pérez, director de la Federación transpirenaica de Zaragoza, exconsejero de la DGA, y Jean Hourcade, experto internacional en transporte, para presentar las posibilidades de un túnel de baja cota, bajo los Pirineos centrales, el pasado viernes, en el transcurso de una cena debate organizada por Béarn-Adour-Pyrénées. Este proyecto, cifrado aproximadamente en cinco mil millones de euros, es apoyado por los presidentes de las regiones de Aquitania y Midi-Pyrénées. Haría de la localidad de Agen, en el lado francés, el emplazamiento de la plataforma logística, en la que se combinaría carretera y ferrocarril, y donde se produciría un desarrollo económico que, se estima, podría extenderse a un radio de 150 kilómetros. Un equipamiento de estas características, en su opinión, ya existe en el lado español: hablan de PLAZA, en Zaragoza, que es desde ahora la primera plataforma logística de Europa. Se extiende sobre 1.200 hectáreas, y reúne todas las formas de transporte: carretero, férreo y aéreo.

Mientras que el experto en transportes, Jean Hourcade, subraya que la mitad de los camiones que atraviesan Francia, no hacen más que transitar por ese país, el presidente del Comité de promoción de la travesía central de los Pirineos considera que este túnel es el modo de que su región salga de la marginalidad en la que se encuentra, y que acentúa todavía más el hecho de que el centro de gravedad del espacio europeo se está desplazando hacia el este.

A la misma escala que el túnel bajo el Canal de la Mancha, el túnel ferroviario bajo el Vignemale (para mercancías y pasajeros) mediría 42 kilómetros. Iría desde Biescas hasta Pierrefitte-Nestalas. Los defensores de este proyecto reclaman, desde ya, la creación de una sociedad europea que realice los estudios de viabilidad. Los más optimistas fijan en 2020-2025 el horizonte de su puesta en servicio. Sin embargo, la Travesía Central de los Pirineos no está inscrita, por el momento, en ninguna parte y, parece, que el Estado francés lo frena por completo.

Michel Marchal también habló de la preservación de los valles pirenaicos. En este caso, minimizó las voces en contra, que se han levantado en el valle de Argelés donde, lógicamente, este proyecto espanta a políticos y ciudadanos, comprometidos con una política de turismo.

Comentarios