Oposición al asfaltado de la pista forestal que rodea Ordesa

2004012420 ordesa.jpg

Ecologistas en Acción ha solicitado a la ministra de Medio Ambiente, Elvira Rodríguez, y al consejero de Medio Ambiente, Alfredo Boné, que no se asfalte la pista forestal del valle de Bujaruelo, que discurre por la periferia del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido.

Ecologistas en Acción se ha dirigido por escrito al Estado español y a la Comunidad Autónoma de Aragón para pedir una mayor protección de la zona periférica de protección de Ordesa y, especialmente, del valle de Bujaruelo.

La alarma proteccionista saltó en la última reunión del Patronato de Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, celebrada el día 11 de diciembre de 2003, cuando se abordó la solicitud del Ayuntamiento de Torla del proyecto de "Acondicionamiento y mejora para uso regulado de la pista forestal del valle de Bujaruelo"; contempla la actuación de asfaltar esta pista de tierra, de más de seis kilómetros, que se adentra en el corazón salvaje de la cordillera montañosa.

En Ecologistas en Acción se apunta que el valle de Bujaruelo es un enclave natural de primer orden, y por tanto requiere de la asunción de proyectos no agresivos. Además, soporta una fuerte y creciente presión de tipo turístico, en buena parte debida a la existencia de una pista forestal abierta, de libre acceso a vehículos particulares, que ha desembocado en los últimos años en el nacimiento de nuevos negocios difíciles de erradicar (mesón, áreas de acampada libre, campings, restaurantes...). El asfaltado de la vía de acceso facilitará enormemente, pese a la regulación que se pueda llevar a cabo en fechas puntuales, esa presión ambiental, lo que conllevará daños a la flora y molestias a la fauna silvestre, aumento del riesgo de incendio, merma en la calidad de visita (ruidos, basura, coches, mucha gente), contaminación y, entre otras cosas, deterioro del paisaje.

Comentarios