Cartas al director: La inercia de la estupidez o el PHN

PILAR ORTEGA GÓMEZ

Soy una habitante del Pirineo. Aquí, aparte de pistas de esquí y bonitas montañas, hay pueblos que intentan sobrevivir. Las condiciones que exige la montaña son duras. Pero lo peor, es que a ellas, hay que sumar las imposiciones, no ya de la naturaleza, sino de la ambición humana.

Acabo de acompañar a los habitantes de uno de esos pueblos en su lucha numantina contra la estupidez de la inercia, con la lentitud de la ?justicia?, con el lucro sin conciencia...

Parece que quedan muy lejanos los tiempos en que el inaugurador oficial de pantanos, caudillo a más señas, se dedicaba a sacar a la gente de su pueblo, a toque de corneta, para llenarlo de agua o plantar árboles. Pero la ley con la que quieren hacerlo ahora es de esa época. El 50% de las tierras de cultivo de Artieda (las más productivas y el medio de vida de sus habitantes) van a ser expropiadas con una ley de 1954, para llevar a cabo el recrecimiento de Yesa. Me parece un escándalo. Y es todavía más escandaloso que no sea una noticia nacional de 1ª página. La piedra angular del trasvase es el recrecimiento de Yesa. Es el almacén para el futuro trasvase.

Por lo visto no importa que la mayoría del mundo científico se haya declarado en contra, ni las dudas razonables sobre la seguridad de la presa tal y como esta ahora y más con el recrecimiento. Por lo visto no es suficiente que altos cargos del ministerio estén a la espera de juicio por esta obra. Hay que seguir la inercia de la estupidez. O será que hay demasiados intereses económicos detrás de esta obra: grandes constructoras, hidroeléctricas, campos de golf... Ya no estamos hablando de riegos (también en tela de juicio por su insostenibilidad) sino de lucrarse unos pocos con los recursos de todos.

La verdad es que no sé porque esto tendría que sorprender pues él lo que hacemos con el tercer mundo. La cuestión que no lo deberíamos hacer, ni permitir que lo hicieran y menos en nombre de la solidaridad.

Entre tod@s pararemos el recrecimiento de Yesa y el trasvase.

Comentarios