Río Aragón exige a la CHE que haga públicos los informes geológicos sobre la causa de la grieta de Yesa

Tras conocer las explicaciones de la CHE sobre la aparición de una grieta de considerable tamaño en el estribo izquierdo de la presa de Yesa, consecuencia de un desprendimiento de tierras, la Asociación Río Aragón ha manifestado que ?la CHE debe hacer públicos los informes geológicos en los que se basa para quitar importancia a dicha grieta, si es que realmente los tiene?.

Es práctica habitual de la CHE- dice Río Aragón- ?no realizar u ocultar informes geológicos y sísmicos relacionados con este tipo de obras. Cabe recordar que el embalse de Santaliestra fue ilegalizado, entre otras razones, por la omisión de dichos informes en su tramitación. Respecto al proyecto de recrecimiento de Yesa, sus máximos responsables están acusados y serán juzgados por presuntos delitos, entre ellos los relacionados con la ocultación o no realización de los informes sísmicos y geológicos pertinentes?. ?Es la propia CHE, con su oscurantismo y prepotencia habitual, la que propicia la alarma en la sociedad?, afirma Río Aragón.

?Los responsables de la CHE- sigue el comunicado de Río Aragón- declaran estar tranquilos sobre esta cuestión cuando no deberían. Siempre hemos dicho que el estribo izquierdo de la presa es inestable geológicamente, basándonos en los informes de los geólogos Antonio Casas catedrático en Geodinámica de la Universidad de Zaragoza, y Maite Rico, especialista en Hidrología Aplicada del Consejo Superior de Investigaciones Cientificas. René Petit, ingeniero francés que construyó la actual presa, alertó hace años a un medio de comunicación de una ampliación de Yesa. Y la Fiscalía del Estado acusa directamente a seis ex altos cargos del MIMAM y la CHE de no haber hecho los informes obligatorios al respecto según la legislación actual?.

Las poblaciones aguas abajo de la presa de Yesa deberían ser las primeras en solicitar más información sobre lo ocurrido. El proyecto de recrecimiento adolece de falta de estudios de seguridad, asunto también recogido en las acusaciones de la Fiscalía.

Ante esta situación, Río Aragón desea que no solo nosotros mostremos interés por las condiciones de seguridad que están relacionadas con este proyecto. Los gobiernos aragonés y navarro deben exigir a la CHE transparencia y veracidad en sus proyectos e informaciones. De no hacerlo serán cómplices de las actuaciones de este organismo y de sus consecuencias. Resumen de conclusiones del citado informe:

El análisis geológico de las zonas con posibles deslizamientos en la zona sobre la que se sitúa la presa de Yesa muestra que existen graves problemas de estabilidad en la ladera sobre la que se asienta el estribo izquierdo de la presa.

Estos problemas de estabilidad están causados por un deslizamiento que afecta a los materiales en facies flysch. Por la morfología de las laderas y la deformación de las capas afectadas por el mismo, se puede deducir que la geometría del deslizamiento es de tipo rotacional, de modo que el conjunto del macizo se ha comportado como un suelo. El volumen de roca deslizable puede calcularse en unos 12 Hm3. La base del deslizamiento quedaría inundada en las condiciones impuestas por el recrecimiento del embalse.

El análisis de estabilidad del deslizamiento citado muestra que ante condiciones de saturación de agua (llenado de embalse en el caso de recrecimiento del mismo o por sucesivos llenados y vaciados durante su explotación) o movimientos sísmicos, que en el dominio sismotectónico al que pertenece la zona estudiada han presentado intensidades máximas de VIII, la estabilidad de la ladera puede verse fuertemente afectada, y con ello la estabilidad de la propia presa. Los factores de seguridad obtenidos de este análisis se sitúan próximos a 1 o por debajo de este valor, incluso sin considerar las peores condiciones posibles, lo cual resulta inadmisible en una obra de este tipo.

La localidad de Sangüesa, situada sobre la terraza baja del río Aragón, aguas abajo de su confluencia con el Irati, es muy vulnerable a las inundaciones, como atestigua el registro de inundaciones históricas en la población, asociadas a crecidas del río Aragón, y algunas de ellas con un número elevado de víctimas. En caso de producirse problemas de estabilidad de laderas en la presa o en el vaso del embalse, las consecuencias para esta localidad serían catastróficas.

Por las razones anteriormente citadas, que no han sido tenidas en cuenta en el proyecto, el recrecimiento del embalse de Yesa conlleva un alto riesgo para las poblaciones situadas aguas abajo de la misma, especialmente Sangüesa. El riesgo debido a deslizamientos en el embalse de Yesa no es previsto ni valorado de forma suficiente en los informes presentados por el proyecto.

Comentarios