¿Y ahora qué hacemos con la cantera ?

Luis Abadías

La Sociedad Deportiva Huesca y Txuma Martón están jugando con fuego. La situación de los chavales que se incorporaron del Peñas Oscenses y que no han disfrutado de oportunidades en lo que llevamos de temporada está tensando la cuerda y esperemos que no se rompa, porque alguien puede salir mal parado.

La impresión que queda en la calle es que se les fichó para acallar bocas y para reclamo de los aficionados. El cartel de la campaña de socios es un claro ejemplo. Cuando al principio de temporada se les fichó, se vendió que a partir de ahora se contaría con la cantera. ¿ Alguien pensó en aquel momento que jugarían?.

Si contar con la cantera es lo que estamos viendo este año, para días tiene el Huesca un equipo con gente de aquí, de la casa, como ha sucedido durante muchas épocas. En algún caso, esos jugadores han escrito la historia de un club que sigue careciendo de un proyecto, que tal vez es la respuesta a la falta de confianza en la cantera.

Los jugadores se quieren ir, el Huesca no les deja marchar, los padres empiezan a tomar partido (algo que tampoco es lógico ni beneficioso), y lo peor es que el comentario en la calle sobre la Sociedad Deportiva Huesca siempre termina igual, aludiendo a que los chavales del Peñas no juegan.

Txuma Martón tiene una patata caliente, yo diría que muy caliente, en sus manos para responder a la pregunta ¿y ahora que hacemos con la cantera?. Lo peor es que a estos ya nos los vuelven a engañar y me da la sensación que a los que vienen por detrás tampoco. Eso por no hablar del Huesca B, que merece capitulo aparte en lo que es la cantera azulgrana.

Comentarios