Trabajan en Francia para intentar la reapertura del Canfranc

El CRELOC, Comité por la reapertura de la línea Olorón-Canfranc (homónimo en Francia de la Crefco), persiste en su voluntad de una aceleración transpirenaica, pero cree que la situación política está bloqueada. Por ello, está considerando la creación de un Grupo económico de interés económico para la reapertura de esta línea ferroviaria.

Creen que las acciones deben seguirse en el valle del Aspe, pero también en la zona de Puymorens. La ambición de esta asociación es que mercancías y viajeros viajen en ambos sentidos. Cuentan, además, con involucrar en su causa a la Red de Ferrocarriles Franceses, a RENFE, las cuatro regiones (Midi-Pyrénées, Aquitania, Cataluá y Aragón), los departamentos de Alta Garona, Hautes-Pyrénées, Pirineos Atlánticos y Ariège; también a las diputaciones provinciales de Huesca, Lérida, Zaragoza, Teruel, Barcelona y el Principado de Andorra. A esto, quieren añadir grandes empresas como la General Motors de Zaragoza, Euralis, los transportes Oloquieguy o la Tolosana de Cereales, entre otros.

Para el CRELOC, esta iniciativa se deriva de un informe administrativo que, aseguran, está falsificado, o en todo caso es erróneo, y que dice que los gastos de reconstrucción de la línea entre Canfranc y Olorón, se elevan a casi 8 millones y medio de euros, y el presupuesto aproximado total, en los más de 300 kilómetros, entre Zaragoza y Pau, a 842 millones de euros.

Un estudio previo, pagado por el departamento y la región, realizado por el despacho Systra, llegaba a proporciones tres veces menores. Aseguraba, además, que 8 millones euros es el precio del TGV Mediterráneo. El CRELOC se apoya, para constituir ese grupo europeo de interés económico en la voluntad española, que ha conectado Madrid y Zaragoza en una hora y 45 minutos. Si este grupo acaba existiendo algún día, el CRELOC desaparecerá.

Este Comité no quiere entrar en cuestiones políticas. En toco caso, espera con impaciencia un próximo encuentro, el 6 de febrero, con la comisión de Bruselas.

Comentarios