Aniversario con manifestación en la zona francesa del Somport

2004011616 manifestacion.jpg

De discreto, califica el diario francés Sudouest el aniversario de mañana del Túnel de Somport, que celebra su primer año de existencia. Sin tambores ni trompetas, añaden. Una única ceremonia marcará esta fecha: una manifestación en Bedous, del Comité de habitantes por la vida del valle del Aspe, conocido por haber levantado un mausoleo en memoria de los camiones accidentados en la zona.

A las 10 de la mañana se celebrará asamblea general del comité, en el ayuntamiento de Bedous. Tras ello, habrá una parrillada, seguida de una manifestación, a las 2 de la tarde, con el lema ?Demasiados camiones, demasiadas molestias?.

Los miembros de esta asociación no son muchos. Pero, hoy por hoy, sus discursos parecen, al menos, suscitar reservas e interrogantes en la zona del Béarn, donde el número de grandes camiones no deja de aumentar.

Los accidentes con salidas de la carretera, sufridos por camiones en estos últimos meses, en este tramo de la carretera RN 134, no favorecen que los ánimos se tranquilicen. Más bien al contrario. Con el túnel y la creación de un nuevo flujo de transporte de mercancías, el año 2003 ha estado marcado por un aumento de los accidentes de camiones entre Urdos y Olorón, en un 800%. El presidente del Comité de habitantes por la vida del valle del Aspe, Bernard Leclercq, recuerda que, antes de la apertura del túnel de Somport, se contabilizaba un accidente al año. Hoy en día se producen ocho; afortunadamente leves.

Ahora más que nunca, el comité desconfía de los ?cantos de sirena? que predicen un mañana mejor. Apuestan por otra política de transportes, más respetuosa con las poblaciones y el medio ambiente, tanto en el plan nacional como europeo. Pero mientras tanto, su prioridad está en su territorio. Aseguran que, de ahora en adelante, habría que impedir que se ensanche la carretera actual así como la realización de una nueva carretera. Su objetivo es obtener la prohibición del transporte internacional carretero y del paso de materias peligrosas por medio de los pueblos. Pero dicen que ya se podrían tomar medidas intermedias y simbólicas, como por ejemplo, limitar la velocidad de los camiones a 30 kilómetros por hora en los cascos urbanos. Así lo ha decidido, por ejemplo, el consejo municipal de Bedous. Urdós está a punto de hacerlo también. Otra posibilidad interesante sería prohibir por la noche, la circulación de camiones en los valles de montaña.

Comentarios