Rescatados los dos montañeros sepultados en Panticosa

Finalmente eran dos los montañeros afectados por un alud en el paraje Ibón Superior de Bachimaña, en Panticosa. El tiempo reinante en el Pirineo altoaragonés dificultaba las labores de rescate y evacuación de los tres montañeros que se veían sepultados por dos aludes en Panticosa y en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. Efectivos de la Guardia Civil reemprendían este viernes la búsqueda en Panticosa, a pie y con un perro de rastreo. En el caso de Brecha de Tucarroya, en Ordesa, sigue la espera para que se calme el viento con el fin de poder utilizar un helicóptero.

Coinciden en el tiempo estos dos sucesos, en unos días en los que se han abierto sucesivas alertas por riesgo de nevadas y de ventisca. Además, el riesgo de aludes es máximo en la cordillera pirenaica.

Desde hace varios días, se está pendiente de poder evacuar el cuerpo de un montañero de 19 años de edad y natural de Cercedilla (Madrid), que fallecía sepultado en un alud. Regresaba junto con otro montañero de intentar ascender a la cumbre de Monte Perdido.

Por otro lado, durante el día de Año Nuevo se tenía conocimiento de la posible existencia de un cuerpo enterrado en la nieve, en el término municipal de Panticosa. La ventisca impedía utilizar medios aéreos, por lo que se intentaba alcanzar el cuerpo a pie para poder evacuarlo. Se utilizaba un perro especializado en rastreo.

Pero finalmente, en lugar de un cuerpo, aparecían dos, el de sendos montañeros, vecinos de Albacete, que tenían previsto regresar el pasado martes a su domicilio. Su desaparición fue denunciada por sus familiares. Ambos cuerpos eran trasladados a una zona desde la que poder evacuarlos en helicóptero.

Desde los equipos de rescate de la Guardia Civil se incide en la importancia de extremar las medidas de prevención para evitar riesgos.

Comentarios